La concejala delegada de La Graciosa, Alicia Páez, ha mostrado su indignación por la situación que atraviesan el pueblo graciosero y sus visitantes durante estos días por el fallo de la conexión de telefonía e internet. Un fallo, afirma, que está afectando a servicios sanitarios urgentes, entre otras actividades económicas y comunicaciones interpersonales que no se pueden desarrollar con normalidad por la falta de cobertura y, presumiblemente, a cuenta de una avería que nadie resuelve.

Páez lamenta que «no se haya avanzado para solucionar una situación de precariedad extrema a la que estamos sometidos los habitantes de La Graciosa», y culpa al Gobierno de anunciar unos servicios de telefonía que no llegan.