La actriz Goya Toledo vuelve a ponerse en la piel de Mararía

Femés acogió ayer la proyección de la película dirigida por Antonio Betancort, de la que se cumplen 25 años, con la participación de la protagonista, el actor José Manuel Cervino y el productor Andrés Santana, entre otros miembros del equipo

El pueblo de Femés celebra el centenario del nacimiento del escritor tinerfeño Rafael Arozarena, al que se trasladó a vivir en 1948 por su trabajo de telegrafista. Arozarena, que es Hijo Adoptivo de Yaiza a título póstumo desde el pasado jueves, es el autor de la novela Mararía, referente de las letras canarias y de cuya publicación se cumple este 2023 medio siglo.

La versión cinematográfica de esa obra, dirigida por Antonio Betancort, también está de aniversario, pues se celebran los 25 años de su estreno. Esta efeméride se recordó ayer en la Casona de Femés con la proyección de la cinta, la presencia de la protagonista, la actriz lanzaroteña Goya Toledo, el actor José Manuel Cervino y el productor del largometraje, Andrés Santana, el director de arte Félix Murcia y el fotógrafo Leandro Betancort.

La película se ambienta en los años 30 del siglo pasado y tuvo como escenarios de rodaje, entre otras localizaciones en Lanzarote, Arrecife y la zona de La Geria. En la historia, un médico vasco (Carmelo Gómez) y un vulcanólogo inglés (Ian Glen) compiten por el amor de Mararía, una muchacha ansiosa por salir del aislamiento que le impone la isla. Ella se enamora del inglés, pero éste la deja plantada el día de la boda. Al estallar la Guerra Civil (1936-1939), el médico tiene que marcharse. A su regreso, estalla la tragedia, que ya había profetizado la santera Herminia, la madrina de Mararía (Mirta Ibarra).

La película obtuvo en 1999 un Premio Goya a la Mejor Dirección de Fotografía para Juan Antonio Ruiz Anchía.

Exposición y escultura

Cabildo de Lanzarote

Tres creadoras lanzaroteñas, Sherezade Morales, Macarena López y Cintia Machín, joven artista del municipio de Yaiza, reinterpretan el universo oscuro y silencioso de la historia trágica de la mujer enlutada a la que llamaban María la de Femés, convertida en imaginario poético de la novela homónima en una extrapolación significativa y metafórica del paisaje seco y duro de Lanzarote.

Por su parte, la artista Cintia Machín es la autora de la escultura homenaje a Mararía, descubierta el pasado 3 de marzo en la plaza de Femés. La joven entregó una pequeña réplica de la misma a la protagonista de Mararía.