Una asociación insta a Anticorrupción a intervenir sobre un hotel sin licencia

El Sol sale para todos lleva a Fiscalía al Ayuntamiento de Yaiza y al Gobierno regional por permitir que el Papagayo Arenas, en Playa Blanca, continúe abierto

Hotel Papagayo Arenas, en Playa Blanca.

Hotel Papagayo Arenas, en Playa Blanca. / LA VOZ DE LANZAROTE

La Provincia

La Provincia

La asociación cívica El sol sale para todos critica lo que considera un postura de desidia del Ayuntamiento de Yaiza y del Gobierno de Canarias por permitir que un hotel ilegal siga funcionando en la localidad turística de Playa Blanca, el Papagayo Arenas. De hecho, en abril presentó en la Fiscalía Anticorrupción una denuncia contra ambas administraciones y ahora el Ministerio Fiscal de Arrecife dispone de un plazo máximo de seis meses, que finaliza el 6 de octubre, para decidir si aprecia hechos constitutivos de delito.

En Playa Blanca, según esta asociación y que recoge el periódico digital La Voz de Lanzarote, siguen abiertos al público, al menos, tres establecimientos hoteleros que tienen anuladas sus licencias urbanísticas por los tribunales y que aún no han culminado el procedimiento para determinar si las obras son legalizables o no. El procedimiento de legalización continúa en el Ayuntamiento de Yaiza, bajo la supervisión judicial en ejecución de sentencia, pese a que han transcurrido más de 16 años desde que la Justicia los declarara ilegales.

Las licencias de estos hoteles fueron declaradas nulas después de la sentencia del caso Yate, dictada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas en abril de 2017. Esta resolución judicial condenó al exalcalde de Yaiza, José Francisco Reyes por prevaricación urbanística, prevaricación administrativa, blanqueo de capitales y tres delitos de cohecho, entre otros delitos, expone la asociación cívica. Y añade que en dicha sentencia judicial se afirma que el entonces alcalde de Yaiza recibió dinero de algunos promotores -sin concretar quiénes- y que el incremento de su patrimonio venía de otorgar de forma delictiva licencias urbanísticas.

Leer la noticia completa en La Voz de Lanzarote