El Cabildo de Lanzarote invierte 400.000 euros en la preservación y difusión del yacimiento arqueológico de Zonzamas

Un nuevo vallado perimetral, visitas guiadas a la población y grabación de vídeos, entre las acciones para dar a conocer el pasado aborigen de la Isla

Yacimiento Arqueológico de Zonzamas en Lanzarote

C. L.

La Provincia

La Provincia

El Cabildo de Lanzarote, a través de la Consejería de Patrimonio, ha destinado cerca de 400.000 euros para la preservación y difusión del patrimonio del yacimiento arqueológico de Zonzamas.

Esta inversión se enmarca en un servicio de intervención licitado por la institución insular con el objetivo de conservar y dar a conocer este sitio esencial para comprender la historia aborigen de la isla.

Acciones de conservación y mantenimiento

Una de las primeras acciones realizadas en el yacimiento ha sido la sustitución del vallado perimetral de una de las zonas por una estructura de acero galvanizado, lo que garantiza una mayor durabilidad frente a las inclemencias meteorológicas que suelen darse en el lugar, conocido por sus fuertes vientos.

Según la consejera de Patrimonio, Ascensión Toledo, esta actuación ha sido posible gracias a "la dedicación y esfuerzo del personal de su departamento y del área de Contratación" para agilizar la adjudicación del contrato, resaltando la importancia de estas acciones para la conservación y promoción del patrimonio histórico de la isla.

Difusión y educación sobre el patrimonio arqueológico

Además de las labores de preservación, el contrato incluye una serie de acciones dirigidas a la difusión y educación sobre el patrimonio arqueológico de Zonzamas. Entre ellas, se organizarán visitas guiadas, tanto para escolares de todos los niveles como para la población adulta, con horarios especiales los fines de semana. Asimismo, se llevarán a cabo charlas educativas y la grabación de una serie de vídeos que pondrán en valor los descubrimientos realizados y explorarán el futuro del yacimiento.

Elementos de interés histórico y patrimonial

Uno de los elementos que dotan a este yacimiento de un especial interés histórico y patrimonial es la quesera, una manifestación rupestre que consiste en canales longitudinales labrados en bloques basálticos, que podría haber sido utilizada para la realización de actividades cotidianas como la molienda o para la captación y almacenamiento de agua.

Asimismo, el yacimiento comprende varias casas hondas, destacando el Palacio de Zonzamas o Cueva del Majo, donde se encuentran grabados y restos de malacofauna, cerámica, huesos de animales y cuchillos aborígenes.