Los Servicios Sociales de la capital grancanaria están tan desbordados por el fuerte incremento de indigentes en las calles, que ha dejado de contabilizar los nuevos casos, señalan fuentes de la Policía Local. La crisis ha disparado las cifras, y si el programa de personas sin hogar de Cáritas atendió el pasado año a 619 personas, se da por hecho que esta cifra ha aumentado por el recrudecimiento la crisis.

Araceli Martín, responsable en esa organización del programa de personas que se han quedado sin techo, advirtió ayer de que el "aumento es exagerado" y reclamó que es "urgente" que las administraciones "pongan en marcha más recursos y medidas para atender a estas personas".

En cuanto a los indigentes acampados en el complejo deportivo López Socas, Servicios Sociales estudiará caso por caso su situación y las del resto de personas sin techo que deambulan por la capital para "intentar darles una respuesta a cada uno de ellos". Así lo aseguró ayer el director de gobierno de Presidencia, Sebastián Franquis.

El alcalde Jerónimo Saavedra, por su parte, achacó a la insolidaridad de los vecinos, la no apertura del centro de acogida previsto en La Isleta, por lo que pidió a los ciudadanos que sean "solidarios". Mientras, el Partido Popular, en la oposición municipal, denunció "la pasividad del equipo de gobierno municipal, ante el notable aumento de la indigencia en la ciudad" y la carencia de "una política social".