El Ayuntamiento capitalino piensa resolver con "paneles de quinta y pon" los problemas de ruido que sufren los vecinos del parque Santa Catalina cuando se celebran los carnavales, el Womad u otros eventos. Al menos, eso es lo que aseguró ayer el concejal de Ordenación del Territorio, Néstor Hernández, quien sostuvo que este sistema de insonorización es "igual de efectivo" que la instalación de cristales antirruido en las casas de los que habló el pasado lunes el alcalde Jerónimo Saavedra. "El Ayuntamiento", dijo Hernández, "tendrá que buscar soluciones coyunturales" al ruido asociado con los eventos de Santa Catalina y añadió que las medidas se adoptarán cuando concluya la elaboración del mapa de ruidos del municipio, dentro de unos meses.

Hernández añadió que la instalación de sonómetros en las calles con más ruido nocturno de la ciudad hará más efectiva la labor de la Policía Local a la hora de sancionar, porque los agentes no tendrán que esperar a recibir las denuncias de los vecinos, ya que podrán comprobar en la central, con sus medidores, cuándo se superan los niveles permitidos de ruidos.

Los vecinos del casco histórico, una de las zonas más afectadas por la marcha nocturna, se mostraron escépticos con la colocación de sonómetros. "Eso es como matar moscas a cañonazos. Queremos menos publicidad y más efectividad municipal. No hace falta poner sonómetros en Mendizábal para saber el ruido que hay por la noche. Lo que tiene que hacer el Ayuntamiento es cumplir la ley y poner más guardias", señaló Pepa Sánchez, presidenta de la asociación de vecinos Triana-San Telmo. Sánchez señaló que los "policías no dan abasto a atender las cientos de denuncias de los vecinos. En lugar de gastarse el dinero en sonómetros deberían poner más personal". En cuanto a la insonorización del parque Santa Catalina, manifestó que "mucho más efectivo sería celebrar los grandes eventos en zonas no residenciales, como El Sebadal".

Reclamaciones

Por su parte, Antonio Vélez, secretario técnico de la Federación Empresarial Canaria de Ocio y Restaurantes, se mostró de acuerdo con las medidas planteadas por el Ayuntamiento capitalino y aseguró que "el 90% de las reclamaciones" por ruidos " siempre vienen por el comportamiento de los ciudadanos en la calle".