El Puerto acelerará las obras de urbanización y de instalación de la red eléctrica del muelle de La Esfinge para comenzar a acoger en algo más de un año a las petroleras y demás empresas que operarán en esta nueva zona, que cuenta con cerca de medio millón de metros cuadrados de superficie.

El próximo consejo de la Autoridad Portuaria permitirá dar un impulso a la definitiva puesta en servicio de la mayor terminal del Puerto de Las Palmas. El dique de La Esfinge está ya terminado, y ahora falta su acondicionamiento para que las empresas que soliciten una concesión puedan comenzar a construir sus instalaciones. Por este motivo, está previsto adjudicar los trabajos de urbanización, que cuentan con un presupuesto inicial de 16,5 millones de euros. A esta obra se sumará antes de final de año la ejecución de una subestación eléctrica para garantizar el suministro, cuyo coste se estima en casi cuatro millones de euros, así como la construcción de una rampa ro-ro, con un presupuesto inicial de un millón de euros, además de realizarse los muelles interiores.

Al mismo tiempo, se abrirá el plazo para la concesión de los terrenos, aunque en principio la prioridad es dar acogida a las nuevas petroleras que han mostrado interés. La primera, Addax, ya cuenta con los permisos, mientras otras está tramitando el expediente de impacto ambiental.

El Puerto espera que los trabajos de acondicionamiento y los proyectos de las empresas puedan irse llevando a cabo de forma simultánea, con el objetivo de que en algo más de año y medio pueda estar plenamente operativo.

La terminal de La Esfinge, con sus casi 500.000 metros cuadrados, es mayor incluso que las terminales de contenedores, y tendrá capacidad para el atraque de superpetroleros.