El alcalde de la capital grancanaria, Juan José Cardona, meterá la tijera en el terreno de la representación sindical, a través del recorte del número de liberados del Ayuntamiento, que está cercano al medio centenar. El regidor garantizó ayer, tras la presentación del Foro de Empleo, que no va haber despidos de trabajadores laborales, porque la administración capitalina "tiene disponibilidad económica suficiente para pagar las nóminas", pero planteó la necesidad de recortar en el capítulo de personal, a través de la reducción de horas extraordinarias, la reestructuración de la plantilla para optimizar los recursos y la disminución de liberados sindicales.

"Tenemos un número de liberados muy superior al que la ley establece y tendremos que adoptar decisiones", dijo el alcalde, que no aclaró cómo se va a llevar a cabo la reducción que, si se ciñe al mínimo que establece el Estatuto de los Trabajadores, se vería reducida a un tercio. Varios acuerdos firmados en los man-datos de los ex alcaldes Emilio Mayoral y José Manuel Soria establecieron la posibilidad de que cada central tuviera dos liberados más además de los esta-blecidos por ley, para garanti- zar la paz laboral. Según indicaron fuentes sindicales, el número de liberados en la actualidad se acerca al medio centenar, de los que 30 están en la Policía Local, aunque no todos están a tiempo completo y algunos obtienen las horas sindicales de otros delegados.

En este contexto, Cardona aseguró en al menos tres ocasiones que en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria no se producirá la reducción de empleo que está anunciada en el consistorio galdense, aunque reconoció que el capítulo de Personal se reducirá.

"Quiero lanzar un mensaje de tranquilidad, pero el Ayuntamiento tiene que gestionar mejor los recursos humanos para ganar en productividad y reducir horas extraordinarias, unos ahorros que son necesarios para no vernos obligados a tomar medidas, como el despido de personal, que yo no contemplo en estos momentos", concluyó.