El alcalde de la capital grancanaria, Juan José Cardona, anunció ayer que reducirá a casi la mitad el número de horas sindicales que hay en el Ayuntamiento capitalino, que pasarán de las 4.500 actuales a 2.600. Este recorte en casi 2.00 horas sindicales servirá, según el alcalde, para reducir las horas extraordinarias, en las que el Ayuntamiento gasta un millón y medio anual.

El alcalde elevó a 75 el número de representantes sindicales liberados, que fuentes sindicales cifraron en cerca de cincuenta, y anunció que este número se reducirá a 60, tras un recorte que cifró en 15 delegados. La mayoría de los liberados, recordó, están en la Policía Local, cuerpo en el que se cifraron 28 el pasado mes de agosto.

Cardona pidió "comprensión" a los sindicatos, porque "el dinero no da para todo", e insistió en que el número de delegados existente es superior al mínimo que establece la ley. Añadió que la cifra ha ido aumentando a través de los años, a consecuencia de diferentes acuerdos firmados entre el comité de empresa y la junta de personal con el gobierno municipal.

"Para poder sacar adelante los servicios", sostuvo, "tenemos que gestionar mejor y con más eficiencia. La reducción del número de liberados nos permitirá disminuir el número de horas extraordinarias, que son demasiadas y que a veces se hacen por una incorrecta distribución de los efectivos, porque en unos servicios sobra personal y en otros falta".

Según Juan José Cardona, por ley corresponden 23 liberados a la junta de personal y 23 al comité de empresa, pero a esto "hay que agregar diez liberados más que se añadieron tras la firma de un convenio con los sindicatos y otros 19 que liberaron las centrales. El Ayuntamiento, en vez de 40 horas sindicales, les dio 20 horas más".