El Muelle Deportivo respira ya un ambiente festivo. La regata ARC atrae a Las Palmas de Gran Canaria el evento de catamaranes más grande del mundo, al que se sumarán 29 barcos de dos cascos y un trimarán, la mayor parte de ellos construidos este mismo año. Estos barcos se concentrarán en el muelle de la vela latina, en donde ya se puede observar el mayor de todos ellos, el Privilege 745 Cattitude, que ayer atracaba a mediodía con su particular mando a distancia para acelerar las operaciones.

El buque inglés de casi 23 metros de longitud, puede costar en el mercado más de tres millones de euros, gracias a su lujosa decoración y a la tecnología de última generación, que permitirá a la tripulación hacer más cómodas las 2.700 millas náuticas que se cubrirán en esta travesía hasta llegar a la isla de Santa Lucía, en el Caribe.

Sin embargo, el catamarán no será el mayor de los competidores en la ARC, ya que la organización tiene inscrito al Ocean's Seven, con 31,6 metros de eslora.

Un gran número de participantes ha comenzado ya a tomar la Dársena Deportiva, generando un gran ambiente para los negocios. Y quienes más lo notan son los bares y restaurantes de la zona, aunque el largo cierre del varadero para la realización de reparaciones puede demorar la llegada de algunos barcos, según Guiuseppe Iannantuoni, del Sailor's Bar.

El domingo 20 se dará el pistoletazo de salida a esta prueba transoceánica, que ya tiene igualado su récord global de participación, con 234 inscritos de momento. Los más madrugadores estaban ayer recogiendo toda la información sobre la prueba y las actividades paralelas que celebrarán en estas dos semanas.

La organización estima que las tripulación y sus familias gastaron más de 1,5 millones de euros en Las Palmas de Gran Canaria en la pasada edición en atraques, servicios y suministros del puertos deportivo, provisiones, restaurantes y hoteles. Tan sólo en estancias, la regata favoreció la reserva de más de 640 noches de hoteles en la capital grancanaria, así como más de 1.100 vuelos con origen o destino en la Isla.

Hay que tener en cuenta que algunos de estos barcos llevan más de un mes atracados en el Muelle Deportivo, y que los propietarios de los veleros vienen luego en avión y se hospedan en hoteles hasta el día de la salida.

La regata cumple su 26ª edición este año, en un evento de marcado carácter internacional. Los barcos navegan con banderas de 28 países, aunque más de un tercio de la flota es británica, pero la tripulación procede de hasta 40 países distintos de todos los continentes.