"Una ciudad como la nuestra no puede seguir aguantando una barrera arquitectónica tan grande como es la Avenida Marítima". Juan José Cardona se mostró ayer decidido a cambiar radicalmente la cara de una parte importante de la ciudad. "Igual que la autovía fue una importantísima obra de conexión en su momento, ahora estamos ante uno de los grandes retos de la década que hay que afrontar en los dos próximos mandatos. En los últimos diez años la ciudad ha intentado desarrollar el frente marítimo con proyectos como el de la cara naciente, el Guiniguada o la Gran Marina que no fueron posibles realizar; yo como alcalde tengo el firme propósito de situar este proyecto del soterramiento por tramos de la autovía como uno de los grandes proyectos a realizar en los próximos diez años una vez resueltas infraestructuras básicas como el Doctor Negrín o la circunvalación".