El patrullero "Cazadora" ha regresado hoy a su base de Las Palmas de Gran Canaria tras 63 días en su primera misión de adiestramiento y seguridad marítima en el Golfo de Guinea, donde los actos de piratería "son constantes", ha informado hoy su comandante, Ignacio López de Ayala.

Durante estos dos meses, sin embargo, el patrullero "gracias a Dios" no ha tenido que intervenir para abortar ningún tipo de ataque de piratería ni de otros actos ilícitos marítimos en la zona, según ha señalado López de Ayala a un grupo de periodistas a los que recibió en la popa del buque de guerra.

El comandante y capitán de corbeta ha manifestado que la presencia de un buque de guerra en la zona "es tremendamente disuasoria" para evitar ese tipo de actos.

Según López de Ayala, la misión, la segunda que lleva a cabo este año la Armada en el Golfo de Guinea, ha ido "bastante bien" y se enmarca dentro del Plan África del Gobierno español.

La acción del patrullero, que fue recibido en la Base Naval por el Almirante de la Zona Marítima de Canarias, Salvador Delgado Moreno, "ha servido para mucho y lo ideal sería darle continuidad", ha indicado López de Ayala, pues ha permitido concienciar a estos países sobre la importancia que tiene la seguridad marítima y que ellos se hagan cargo de sus aguas jurisdiccionales.