"Yo no soy la debilidad de este gobierno ni de este alcalde, pero lo tengo asumido", dijo ayer el director de la Fundación Teatro Pérez Galdós, Juan Cambreleng, que se ve fuera de la institución en caso de que ese órgano se fusione con la Fundación Auditorio Alfredo Kraus, como pretende el Ayuntamiento de la capital grancanaria. "Nadie me ha dicho nada y creo que podrían haberme dado una señal, pero esto es como los indios cuando hacen hogueras con el humo, que se sabe lo que viene", explicó Cambreleng en declaraciones a este periódico. Asegura que entiende el proyecto de fusión, "una vieja aspiración, una idea vieja que se había estudiado en la etapa anterior de Jerónimo Saavedra, y que yo veo bien si hay una política de racionalizar esfuerzos". Sobre su futuro se limita a recordar que tiene "un contrato de alta dirección, no blindado, que en caso de no continuar hay que rescindir aplicando la ley; pero no hay ningún problema", concluyó.