| Botellón. Desde la asociación de vecinos Triana-San Telmo, una de las más combativas de los últimos años contra la fiesta de la Noche de Reyes, se ve con absoluta desconfianza la iniciativa municipal de extender hasta la subida a Tafira la fiesta del 5 de enero. "No es que el Ayuntamiento quiera descongestionar Triana, lo que buscan es alargar el botellón hasta Vegueta y enlazar con los bares de Mendizábal para darles negocio también", señaló al respecto Pepa Sánchez, de la asociación.

| Fiscalía. Sánchez aseguró que, aunque la Fiscalía haya archivado denuncias anteriores, seguirán recurriendo a la Justicia para denunciar este tipo de actos. "Al Ayuntamiento no le preocupan ni la Ley ni el derecho al descanso de los vecinos, sólo se molesta en favorecer las actividades de bares y terrazas y vamos a tomar acciones judiciales que ya desvelaremos más adelante", advirtió.

| Basuras. Otra asociación de la zona, Terrero-Guiniguada, también muestra su desconfianza aunque son más tolerantes con la fiesta. "Las molestias por el ruido de la Noche de Reyes son tolerables", aseguró el portavoz del colectivo, Juan Perdomo. "Lo que no es asumible es toda la basura que dejan en las puertas de nuestras casas al día siguiente y que no se limpia hasta bien tarde".

| Zotal. Terrero-Guiniguada denuncia que los servicios de Limpieza muchas veces no llegan a todos los rincones del barrio. "Nos hemos visto obligados a echar zotal en las puertas porque amanecen llenas de orines, preservativos y restos de drogas", denuncia Perdomo. "Lo que tiene que hacer el Ayuntamiento es poner más baños químicos y obligar a los bares a que abran los suyos".