La mayoría de los usuarios que llegan estos días a los servicios de Urgencias de los dos hospitales capitalinos son personas de la tercera edad, muchos de ellos mayores de 70 años. Se trata de enfermos que arrastran diversas patologías que se complican con la llegada del frío. Si a esto se le suma la falta de personal y la ralentización de las altas en planta, se produce un colapso como el que han sufrido ambos centros hospitalarios esta semana. Así lo ven los trabajadores de estos servicios que no entienden cómo Sanidad sigue recortando cuando cada vez hacen falta más medios.

La avalancha de estos días ha sido tal que el Hospital Doctor Negrín ha tenido que habilitar parte de una planta cerrada para sacar a los enfermos de Urgencias. En estas habitaciones de la cuarta planta algunos han tenido que esperar hasta cuatro días para pasar a la planta correspondiente. Al no haber camas libres, los pacientes que tienen que ser ingresados deben esperar en esta especie de limbo hospitalario hasta que a alguien de su especialidad les dé el alta.

Estos días hay más personas mayores que acuden a Urgencias, pero, según los trabajadores, esto solo no es motivo para colapsar los servicios de esta manera. De ser así, denuncian, Sanidad ha tenido bastante tiempo para prever que cada año va a haber este tipo de repunte. Lo que es innegable es que decenas de pacientes han tenido que esperar varios días en las camillas ubicadas por los pasillos de Urgencias e incluso en sillas por la falta de éstas.

El lunes pasado llegaron 350 personas a Urgencias del Negrín, cuando la media está en torno a las 240, según datos facilitados por el propio hospital. En el horario de mañana llegaron 170 personas. Actualmente la media de edad de los usuarios de Urgencias supera los 70 años. El Negrín defiende que el colapso se debe a la gripe y que está bajando. Además de ancianos también se reciben numerosas personas aquejadas por patologías respiratorias o con pluripatologías.

Falta de espacio

Los trabajadores de este área del Servicio Canario de la Salud (SCS) también denuncian la falta de adecuación de los hospitales a la realidad de la sociedad canaria. Recuerdan que la población va envejeciendo y cada vez las personas viven más tiempo con un mayor número de patologías, por lo que utilizan más los servicios de Urgencias. En cambio, el espacio para atenderlos sigue siendo el mismo.

"No se puede permitir que los pacientes se acumulen en los pasillos. Estos días hemos llegado a tener pacientes en camillas en doble fila", recordaba un enfermero de Urgencias. Aunque el colapso ahora es menor, los trabajadores no descartan que el cualquier momento algo parecido vuelva a suceder.