El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria tiene previsto ahorrar el próximo año algo más de cuatro millones de euros recortando pluses y complementos en los salarios de la plantilla municipal. Con gran parte de ese dinero el alcalde Juan José Cardona tiene previsto pagar sentencias condenatorias contra el Ayuntamiento y retrasos como el del abono de las horas extra a muchos trabajadores municipales, en su mayoría policías locales, que llevan meses esperando para cobrarlas.

Cardona aseguró ayer también que este recorte afectará "a todos" los que cobran del Ayuntamiento, incluido su sueldo y el de todo el grupo de gobierno, lo que implica a asesores y directores generales. Eso sí, el alcalde no precisó una cifra concreta de lo que recortaría en los salarios de altos cargos. El regidor señaló la importancia de aplicar este recorte porque la otra salida que le quedaba al gobierno local era despedir a 180 trabajadores en busca de la estabilidad presupuestaria a la que le obliga la Ley.

Los que sí van a perder son los cerca de 1.200 trabajadores municipales que cobran, de media, cada mes un plus de 180 euros por dedicación exclusiva. El gobierno local elimina durante todo el año 2013 el abono de este plus que se empezó a pagar en 2008 y que supone un ahorro de 3.080.319 euros a las arcas municipales. Sólo con esos tres millones, argumenta el gobierno local, se paga el sueldo de 141 auxiliares administrativos durante todo el año. También se eliminan los premios por jubilación anticipada (422.071 euros), el plus de mayor dedicación (399.773) y en otros conceptos como cestas de navidad, becas o ayudas farmacéuticas que hasta ahora recibían los empleados públicos.

Con estos 4,3 millones que se ahorran se cumple con el Real Decreto Ley 4/2012 que obliga a los ayuntamientos que han pedido un crédito para pagar a proveedores a realizar un plan de ajuste. Ese plan supone el recorte de 2,5 millones en el capítulo de Personal. Los otros 1,8 millones son los que se emplearán para pagar horas extra, sentencias y otras facturas pendientes del Ayuntamiento.

El comité de empresa del Ayuntamiento prepara una demanda contra el gobierno del PP por un supuesto acoso laboral (mobbing) a los trabajadores del servicio de recaudación de impuestos y multas. El comité presentó ayer ante la Inspección de Trabajo una denuncia contra el concejal de Hacienda, Agustín Gutiérrez, al que acusa incluso de cronometrarles el tiempo que tardan en tramitar un expediente. También señala el comité que Gutiérrez les ha anunciado que va a expedientar a tres trabajadores por bajo rendimiento, cosa que desmiente el grupo de Gobierno. "Pedimos al concejal que olvide su pasado militar y escuche más a los trabajadores", aseguró José Rodríguez, presidente del comité de empresa. R. G.