Una reproducción de una fotografía de Manuel Ponce de León (1812-1880), el diseñador de la Vegueta del siglo XIX, presidió ayer junto a la fuente del Espíritu Santo el inicio de un paseo nocturno programado por la Real Sociedad Económica de Amigos del País Gran Canaria (Rseapgc) para conocer la obra de este arquitecto que, curiosamente, nunca firmó un proyecto por no contar con la titulación correspondiente. La histórica entidad, de la que Ponce fue socio, homenajea esta semana al artista con motivo del bicentenario de su nacimiento.

La doctora y catedrática de Historia del Arte de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) María de los Reyes Hernández Socorro, megáfono en mano, fue la encargada de guiar a medio centenar de personas, entre las que se encontraba José Lavandera, delegado de patrimonio de la Diócesis de Canarias, y el vicedirector de la Rseapgc, Gonzalo Melián García, por algunas de las calles y edificios de la capital donde el artista dejó su huella.

Entre ellas, las Casas Consistoriales, el Museo Canario, la Catedral, la calle Muro y Triana.

El secretario de la entidad y cronista oficial de la ciudad, Juan José Laforet, señaló al grupo, minutos antes de empezar el recorrido, que verían una ciudad en "penumbra" tal y como la vivió el artista ya que la electricidad no llegó a la capital hasta 1899. "El alcalde se emocionó tanto que se cargó la palanca del encendido y hubo que esperar media hora para el alumbrado", dijo en la misma plaza del Espíritu Santo.

En ese emblemático enclave se encuentra un gran número de obras artísticas, aparte de la emblemática fuente. Entre ellas, la espadaña de la ermita, la Casa de Manrique de Lara y el centro cultural Mapfre Guanarteme.

La catedrática de Historia del Arte desgranó tanto la obra del artista -que vivió en pleno Vegueta; en concreto en una casa de la calle Doctor Chil que había pertenecido a un tío materno- como la personalidad del pintor. "Era un gran coleccionista. Su casa era un museo y todos los que llegaban a la ciudad pasaban por la misma". También destacó su afición a engalanar con toldos y altares la fachada de su casa cuando era el Corpus Christi o Semana Santa.

Mañana viernes la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria, de la que Ponce fue socio a partir de 1849 y que incluso estuvo al frente de la Academia de Dibujo de la sociedad, cierra el homenaje al proyectista Manuel Ponce de León con una ofrenda floral a las once de la mañana en el mismo cementerio de Vegueta donde el artista diseño también varios mausoleos y capillas.

A las siete de la tarde del mismo día, se descubrirá una lápida conmemorativa en la Casa Bascarán, en la calle Doctor Chil, número 31, donde vivió el artista. La placa ha sido patrocinada íntegramente por Asoclub (Asociación de Clubes Cívico-Culturales y Deportivos de Gran Canaria).

El homenaje finaliza con una conferencia de la catedrática de Historia del Arte de la ULPGC, María de los Reyes Hernández Socorro, en la Fundación Mapfre Guanarteme, a las ocho de la tarde.