La Feria de Abril se adelantó ayer en Schamann con motivo de la celebración de la Noche Bohemia Flamenca, un evento organizado por el Ayuntamiento para dinamizar el barrio y el comercio en colaboración con la Real Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Las Palmas de Gran Canaria y varias escuelas de danza, entre otras entidades y empresas. La calle Don Pedro Infinito, cortada al tráfico ambientada con farolillos y música rociera, fue un pequeño ferial hasta la medianoche. No había olor a pescaíto ni a porras, pero los vecinos y comerciantes del barrio se mostraron encantados con el evento y piden al Consistorio que lo repita con más asiduidad. "No toda va a ser en Triana", reivindicaba Manuela Otero, vecina del barrio.

A media tarde, en los castillos hinchabais se hacia cola; lo mismo ocurría en la zona de talleres infantiles. Y es que las familias de Schamann fueron las primeras en ocupar la calle, a la espera de que los grupos de la Escuela de Raquel García, el Ballet español de Javier del Real. El Estudio Flamenco de Soraya Hernández y los grupos Amigas Rocieras de Guanarteme, Amanecer Rociero, Hechizo andaluz; entre otro participantes, animaran la noche. En la que también hubo artesanía y recogida de alimentos para los más necesitados del barrio.

Francisco Gamaza, comercial, era uno de los vecinos que había salido en compañía de la familia para disfrutar de las actividades. "Es una iniciativa muy positiva para la zona. Sobre todo para que puedan vivir los comercios. Habrá gente que venga a ver el espectáculo, pero el otro 50% seguro que compra y se toma algo". En su opinión, debe ampliarse el número de actividades en la próxima edición, aunque no le importa que sean de tinte rociero si eso fomenta el comercio.

Manuela Otero y Carmen Espino, jubiladas, también estaban contentas con la noche flamenca. "Deberían de hacerlo con más frecuencia. La gente está contenta; normalmente esto está muerto y por lo menos se anima", comentaba Manuela, que reivindica para su barrio el mismo apoyo administrativo y ciudadano que ha despertado Triana con la apertura dominical de los comercios. Las camareras del café Reina -Lidia Socorro y Joaqui Domínguez- esperaban sonrientes despachar pronto pinchos de tortilla, boquerones, tintos de verano y finos; algunas de las especialidades para la ocasión. "Por fin se acuerdan de que Schamann existe", exclamaba Lidia.

La dueña del local, Carolina Reina, también está feliz con la propuesta e insiste igual que sus vecinos en que este tipo de eventos se haga con más periodicidad porque los tiempos son difíciles. Con la experiencia que dan los 28 años al mando del establecimiento familiar, propone que el Ayuntamiento capitalino se convierta en intermediario entre los dueños de los locales cerrados y la gente con iniciativa para bajar los alquileres y que la calle vuelva a llenarse de negocios.

El distrito de Ciudad Alta continúa disfrutando de eventos culturales y lúdicos durante los meses de abril y mayo. El barrio de Siete Palmas contará con la Feria de Abril en el anexo al Estadio de Gran Canaria. La cita será del 18 al 21 de abril. La primera propuesta para mayo será la inauguración de una exposición sobre las tradiciones canarias en la sala de exposiciones de la concejalía del distrito, situada en la calle Sor Simona, número 44. La muestra estará abierta del 16 al 31 de mayor, en horario de diez a dos de la mañana. Para el 31 de mayo, Día de Canarias, la calle Don Pedro Infinito se llenará de música, folclore y talleres. Los comercios también estarán abiertos. L. S. V.