El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria se encuentra inmerso en el proceso de redacción del Plan Director de la bicicleta. Las fortalezas y las debilidades de los carriles habilitados por la ciudad para circular con este vehículo de dos ruedas y la organización de la red han sido algunas de las cuestiones que han tenido en cuenta en la conversación que han mantenido Francisco Reyes, abogado y miembro del colectivo Las Palmas en Bici, y Álvaro Luengo, quien trabaja para Envía Verde, una mensajería ecológica que utiliza como medio de transporte la bicicleta.

CARA Y CRUZ DE LA RED

Reyes: "Hay carriles que van por la acera y mueren sin conexión"

Álvaro Luengo (AL): Actualmente no hay nada bien hecho con el tema de los carriles bici. Si es verdad que el Ayuntamiento, como tú y yo sabemos, está haciendo un esfuerzo grande. El de la avenida Marítima está bien para un uso deportivo y de ocio. Yo también lo utilizo porque es práctico. Pero no guardan las distancias que deberían para estar homologados, los elementos de seguridad, parapetos...

Francisco Reyes (FR): En el de la avenida Marítima tienes a los peatones por una acera y por otro lado está la autopista, donde pasan los coches a 80 kilómetros por hora. El tramo que va por delante de la Base Naval y del Club Náutico es el único carril que hay en la calzada, creo. Ya la conexión hacia La Isleta, es como el Guadiana, aparece y desaparece.

AL: Exactamente. Está bien que haya algo, pero es que yo diría que hasta en algunos casos es perjudicial, incluso hasta peligroso. Porque es lo que dices, hay tramos donde te preguntas por dónde continúan. No, es que no continúan. Si lo encuentras, está dos calles más allá. Y es peligroso porque el ciclista va circulando confiado y de repente se encuentra con un stop y con obstáculos que tiene que salvar, o tiene que bajar de la bicicleta, o subirse a la acera... Para el que no tiene mucha práctica puede llegar a ser peligroso.

FR: Bueno, como punto fuerte se podría destacar la continuidad que hay en la avenida Marítima para el que quiera pasear y hacer deporte. Hay un tramo interior por esta misma avenida, por el parque Romano. Y lo último que se hizo, que fue por la acera, es Juan XXIII que sigue por la plaza del Doctor O´Shanahan. Son carriles que van por la acera, mueren en esa plaza y no tienen conexión. Eso es contraproducente porque si haces un carril que no lo usan los ciclistas, y no está bien planificado, no tiene sentido.

AL: Y sobre todo, se genera polémica con los conductores. Yo estoy totalmente en contra de que los carriles bici vayan por la acera. Primero, porque la acera es para los peatones. Yo, en primer lugar, soy peatón y me gusta disfrutar andando. A mi me ha pasado que un ciclista iba a toda velocidad por las Alcaravaneras que incluso me roza. Sobre todo crea mucha confusión con los conductores, porque si vas por la carretera, que es por donde tenemos que ir los ciclistas, nos dicen: "No, no. Súbanse a la acera". Pero ¿por qué dicen eso? Porque ven carriles bici por las aceras y piensan que los ciclistas tienen que ir por la acera. Entonces, está generando un mal concepto de los usos de la bicicleta en la ciudad. El Plan Director de la bici debería de tener en cuenta el informe de valoración que ha hecho Las Palmas en Bici, donde se valora que los carriles vayan por la calzada y que, en la medida de lo posible, se anulen los que van por la acera. Sobre todo, porque también se está generando mucha controversia con los peatones. Hay incluso algunos que se enfrentan a los ciclistas y viceversa.

FR: Y actualmente no mucho porque aún no hay un uso masivo de la bicicleta, pero si en un futuro hay más bicis, pueden haber más problemas.

CONCIENCIACIÓN

Luengo: "Si hubiera una óptima red ciclable, la gente cogería la bici"

FR: Aquí todavía los conflictos no son muchos. Nosotros desde Las Palmas en Bici estamos totalmente en contra de que las bicis vayan por zonas peatonales tipo el paseo de Las Canteras o la calle Triana. Son zonas para el peatón. En ciudades españolas donde hay un mayor uso de la bicicleta, como Barcelona o Sevilla, que se dan algunos conflictos de este tipo, hay gente que va en bicicleta que no circula como tiene que hacerlo, respetando las normas cívicas. Por ejemplo, la ordenanza que regula la circulación de bici permite circular en aceras de más de tres metros, pero siempre si vas a paso del peatón. Eso es muy difícil. Se puede crear cierto conflicto. ¿De quién es la culpa? Pues depende. Al igual que hay peatones que cruzan a veces la calle como no tienen que hacerlo, igual sucede con la bici.

AL: Yo creo que habría que plantearlo, porque a veces los ciclistas vamos por aceras cuando no deberíamos de ir. En ese caso, la culpa es 100% del ciclista. Cuando hay un carril bici integrado en la acera, yo diría que un 50% de la responsabilidad es del ciclista y la otra mitad del peatón. Yo lanzo una pregunta, ¿carril bici o alfombra roja? Porque los peatones muchas veces piensan que el carril bici es la alfombra roja por donde ellos van desfilando. Lo digo con un tono humorístico.

FR: En la trasera del parque de Santa Catalina, delante del Museo de la Ciencia, que hay un carril, o en la zona del parque Blanco, muchas veces tienes la acera vacía y todo el mundo caminando por el carril bici.

AL: Mejor ejemplo imposible. La plaza de Santa Catalina es enorme y el carril bici no es de gran tamaño porque solo es de un sentido y la gente va por ahí. Será porque lo ven rojo, el piso es diferente y desde chavales, niños, personas mayores, ancianos... Ahí sí está claro que tiene la culpa el peatón, pero porque a lo mejor es desconocimiento. Habría que instar de alguna manera al Ayuntamiento para que se acompañe de un programa de concienciación.

FR: Muchas veces nos dicen a los del colectivo: "Me encantaría ir en bicicleta, pero no me atrevo a circular por la calle con un coche al lado". Otra cosa es si están preparados los que no van en bicicleta a respetar a los que sí lo hacen. La apreciación personal que yo tengo es que, aunque hay casos y casos, los conductores no son muy agresivos. Tú estas todo el día en la calle, a lo mejor lo ves más...

AL: Yo creo que me ido haciendo respetar también poco a poco. Pero sí, la verdad es que no he notado mucha agresividad. Hay casos puntuales. Pero por norma general hay una convivencia agradable. Noto que cada vez más la gente respeta al ciclista, incluso, no lo admira pero reconoce a una persona que ha dejado el coche aparcado para coger la bicicleta. A mí me pasa que mucha gente me dice: "Me encantaría cogerla para ir a trabajar". Y yo les pregunto que cuál es el problema para no hacerlo. Me ponen mil excusas y les doy alternativas, como coger la guagua para bajar hasta la ciudad baja y después coger la bicicleta del servicio público. Aunque me siguen poniendo otro tipo de trabas... Creo que la gente sí quiere utilizar la bicicleta como alternativa al transporte público, pero sí es verdad que la barrera que hay actualmente y que más frena es la falta de infraestructura. Los comentarios que más me llegan es que si hubiera una red ciclable óptima, la gente dejaría más el coche y cogería la bicicleta. Eso seguro.

OROGRAFÍA DE LA URBE

Luengo: "El uso de la bicicleta es beneficioso para todos"

FR: Influye mucho no solo la orografía sino la trama urbanística de la ciudad, que cuenta con calles más bien estrechas. Con respecto a la diferenciación en parte alta y baja, todo lo que pueda parecer un inconveniente, a lo mejor luego no lo es tanto. Se puede aprovechar perfectamente para bajar en bicicleta desde la Ciudad Alta a la Baja y subir en transporte público. Una de las cosas que debería de haber en Ciudad Alta es el servicio de préstamo público de la bicicleta, precisamente para que puedas bajar y luego sea una furgoneta de la empresa que tiene la concesión la que reponga las bicis arriba.

AL: Aparte de las guaguas, quiero aprovechar para hablar de los ascensores, que están hechos para que quepan las bicicletas, pero si no funcionan... Por ejemplo, el que sube de Juan XXIII, por el barranquillo Don Zoilo, lleva estropeado dos meses. Yo más o menos mantengo la forma y puedo subir, pero veo a personas mayores y me da una pena... Eso es dejadez por parte del Ayuntamiento.

FR: Evidentemente, la ciudad alta es extensa, pero la baja sí que es ideal para moverse en bicicleta. No son largas distancias, la orografía sí es llana y te puedes mover cómodamente desde Guanarteme, La Isleta, Vegueta, el Teatro y la zona de San José. Nosotros hemos mandado y registrado una serie de puntualizaciones como usuarios de bici que somos. Aunque son los técnicos quienes lo hacen, también es positivo contar con nuestro punto de vista. Cuanto más debate, más positivo. Dimos unas propuestas pero la principal idea es que cuantas más bicicletas hayan, habrá más seguridad. Cuando el ciclista se siente seguro es cuando tienes más personas circulando, porque son las que harán que seas visible y que el tráfico se calme. Es importante que haya en determinada zonas vías segregadas, carriles bici, pero tampoco tiene que ser eso solo la imagen de una ciudad ciclable. Como concepto general, quizá tienen que haber medidas de crear infraestructuras y por otro lado de conseguir la pacificación del tráfico en algunas zonas.

AL: El uso de la bicicleta no solo va a ser beneficioso para el ciclista, lo será para todos. Porque se va a disminuir mucho la emisión de CO2, la ciudad va a ganar espacios que antes se usaban para coches y ahora quedan libres para que la ciudad vuelva a ser reconquistada por las personas, que es para quien supuestamente está hecha la urbe.