Guaguas Municipales lanza esta semana el nuevo bono de diez viajes sin contacto, una tarjeta electrónica que permite además pagar en los parquímetros y los aparcamientos de la empresa municipal Sagulpa. En un futuro, cuando se ponga en marcha el nuevo servicio municipal de alquiler de bicicleta, también servirá para pagar el viaje en el vehículo de dos ruedas.

La compañía distribuirá en una primera fase más de 100.000 tarjetas sin contacto, que está previsto que ya se puedan utilizar el próximo viernes en la flota de guaguas amarillas. Comprar la tarjeta cuesta 1,50 euros. Cada viaje tendrá el mismo precio que tiene ahora en el bono guagua, es decir, 85 céntimos. La cantidad mínima de dinero que hay que poner para recargar la tarjeta es 8,50 euros, igual que un Bono 10, y la máxima, está cifrada en 50 euros. La idea de la empresa es conseguir que el viajero pueda hacer la recarga en un futuro, a través de internet.

La tarjeta sin contacto se podrá comprar y recargar en los 240 puntos de venta que tiene Guaguas Municipales repartidos por la capital grancanaria, así como en las máquinas de auto recarga que hay instaladas en las principales estaciones e intercambiadores de la compañía, como San Telmo, Santa Catalina y el Teatro.

El concejal de Medio Ambiente y Movilidad Ciudadana, Ángel Sabroso, recalcó que "este cambio no repercutirá en el usuario más que aportándole mayor rapidez y comodidad para usar el servicio de transporte público. No supone modificación de la actual tarifa, que seguirá siendo de 0,85 euros por cada viaje, casi un 40% de descuento frente al pago directo, y continuará siempre con la posibilidad de un transbordo gratuito".

A juicio del responsable del transporte municipal, este salto tecnológico es el "segundo hito más importante de la compañía", tras la implantación de la nueva Red de Líneas en marzo de 2013, que ha posibilitado frenar la sangría de viajeros, cuyo número ronda los 30 millones anuales.

El Bono Fácil y el Bono Estudiante ya se han pasado al formato sin contacto desde el pasado uno de agosto y esta semana le toca el turno al Bono Guagua, el más usado en la capital grancanaria, no en vano, con él se realizan cada año 1,5 millones de viajes.

Ventajas

Fuentes municipales aseguraron que una vez esté implantado el trasvase del Bono Guagua al sistema de la tarjeta monedero, se generalizará el formato sin contacto en los demás títulos de viajes.

Las fuentes añadieron que la tarjeta monedero presenta dos ventajas fundamentales: acorta el tiempo del viaje, pues los viajeros tardarán menos en picar el bono, ya que con este sistema sólo es necesario acercar el título de viaje a la canceladora, y beneficia al medio ambiente pues reducirá el consumo de papel de los actuales Bono Guagua. La tarjeta se compra una sola vez y luego se recargará a medida que se vaya agotando el saldo.

Además de los viajes en el transporte público, la tarjeta sin contacto, también denominada LPA Movilidad, está programada para otra función: pagar en los parquímetros de las zonas azul y verde y en el resto de aparcamientos de Sagulpa.

Las tarjetas se pueden rellenar introduciendo el dinero en los parquímetros, donde también se puede consultar el saldo de la misma. El pago en zona azul y verde mediante la tarjeta ya está funcionando en los parquímetros de nueva generación y antes de final de año está previsto, según informaron fuentes del Gobierno municipal, que se pueda recargar mediante la tarjeta de crédito.

En palabras de Ángel Sabroso, cuya concejalía inicia hoy la celebración de la Semana de la Movilidad, se trata de un avance tecnológico que incrementa la calidad del servicio público, lo que permite reforzar su atractivo frente al resto de medios de transporte. La tarjeta sin contacto se añade, de esta manera, a otras innovaciones introducidas por Guaguas Municipales en el último año, como la incorporación a la tecnología de Google Transit y la puesta en marcha de un sistema que permite saber al viajero cuanto falta para que pase la guagua por su parada.

Para que los usuarios puedan utilizar la tarjeta monedero, la compañía municipal ha efectuado un despliegue tecnológico en toda su flota, compuesta por 250 vehículos, a la que ha incorporado máquinas validadoras sin contacto.

"La empresa francesa Vix, especializada en tecnología inteligente sin contacto del mundo del transporte, ha instalado los nuevos dispositivos electrónicos, que ya han sido probados con éxito en otras grandes ciudades europeas", informan fuentes municipales, que añaden que "las nuevas canceladoras tienen un uso accesible para todo tipo de viajero del transporte público. Sólo hay que aproximar la tarjeta sin contacto delante del lector de la pantalla, incluso sin sacarla de la cartera, y la máquina automáticamente lanzará un sonido junto al mensaje de aprobación con la pantalla en verde. En ese mismo instante, se muestra información adicional sobre el saldo que le resta a la tarjeta y su equivalencia al número de viajes disponibles".

En caso de que la tarjeta no tenga saldo, la canceladora se pondrá de color rojo.