La Audiencia de Las Palmas ha condenado a trece años de cárcel por un delito de asesinato en grado de tentativa al hombre que, en 2013, trató de envenenar a su pareja en Telde (Gran Canaria) echando insecticida para uso agrícola al puré que ella comía por haberle sido infiel.

La Audiencia también ha impuesto al acusado la inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena, la prohibición de aproximarse a la víctima en una distancia inferior a los 500 metros durante 23 años, y a indemnizarle con 40.000 euros, según establece una sentencia de la sección segunda, difundida por el TSJC.

El acusado, Juan Ramón M.C., de 51 años, se enfrentaba a una pena de 15 años de prisión, que reclamaban tanto la acusación pública como la particular, al pago de una indemnización de 40.000 euros que la abogada de la víctima elevó a 60.000 euros y a la prohibición de acercarse a ella durante 25 años.

El procesado, para quien su abogado solicitaba la absolución, afirmó ante el tribunal, en la vista oral celebrada el 17 de noviembre, que él sería incapaz de echar veneno en un puré, que nunca pensó que su pareja, Dolores S.S., le fuera infiel, sino "todo lo contrario", y que tampoco la amenazó con matarla, aunque ha reconocido que discutían por dinero porque ella era la "dueña de su cartera".

Explicó que no sabía quién pudo hacer algo así, confió en que se averiguara, y aseguró que la noche que ella se tomó el puré envenenado, el 15 de julio de 2013, pensó al verla que se "había echado algo que le estaba haciendo daño".

De igual forma, manifestó que esa noche tampoco oyó gritar a la mujer que él la había envenenado, algo que sí aseguraron haber oído uno de sus hijos y su novia y un sanitario que la atendió.

En esa vista oral, la víctima, que declaró tras un biombo, dijo que enseguida pensó que fue su pareja porque "siempre estaba atravesado" con ella y la había amenazado con matarla y con prender fuego a la casa de uno de sus hijos.