Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación

La ruta académica del IES La Minilla

El centro, en el que estudian más de 840 alumnos, participa en varios proyectos educativos nacionales y europeos que contribuyen a completar la formación de los jóvenes

Alba, Leticia, Nerea, Alicia, Andrea, Dolores, Rocío, Marta y Hiurma, del comité de Derechos Humanos. QUIQUE CURBELO

La jura de Santa Gadea, del Cantar del Mío Cid (1200), el romanticismo de la escritora gallega Rosalía de Castro (1837-1885) o el impacto de la explotación minera en la Naturaleza tienen ya otro significado especial para 24 jóvenes de primero de Bachillerato del IES La Minilla tras su periplo la pasada semana por Galicia y Castilla León. No se trata de un viaje de curso al uso sino de una expedición que completará su formación académica ya que los estudiantes han visitado ciudades, museos, parques naturales y otras instalaciones relacionadas con algunos de los temarios de Literatura Española, Ciencias Sociales, Geografía e Historia o Ciencias de la Naturaleza que dan este año en clase. Los alumnos han sido elegidos por el Ministerio de Educación para recorrer estas dos regiones dentro del proyecto Rutas Científicas, Artísticas y Literarias que anualmente convoca el Gobierno de España después de que el centro presentara un proyecto educativo.

Solo 16 centros de Bachillerato, FP y Enseñanzas Artísticas de un total de 127 han logrado plaza en esta odisea, que también está abierta para colegios de institutos que imparten Primaria y Secundaria. La experiencia no so solo ha ampliado los conocimientos de los escolares fuera del contexto habitual de las aulas sino que les ha permitido convivir y compartir durante siete días experiencias con un grupo de jóvenes de su edad del centro San Juan Bosco de Lorca (Murcia), que ha hecho con ellos la misma ruta.

Los jóvenes han visitado Burgos, Las Médulas (León) La Coruña, Santiago de Compostela, entre otras poblaciones de las dos regiones españolas, y han contado sus impresiones de viaje en un blog. Los gastos del mismo fueron sufragados por el Ministerio, mientras que las familias hicieron frente al desplazamiento.

Los escolares fueron seleccionados entre unos 40 que querían vivir la experiencia. Así lo indicaba Pablo Barroso, docente de Latín, que junto a su homóloga de Lengua Española, Pino Guerra, han viajado con el grupo.

"Tuvimos que descartar a los alumnos que ya habían participado en otros intercambios y aquellos que no nos ofrecían la confianza suficiente para viajar con ellos", explicaba Barroso días antes de la salida, mientras subrayaba el interés que hay entre los chicos por vivir este tipo de experiencias fuera de casa.

Una oportunidad que, según este docente que ha salido en varias ocasiones con alumnos y que, casualmente, se jubila este año, les hace madurar como personas ya que "están fuera de la familia, conviven con chicos de otras zonas de la Península", además, de que el viaje contribuye a su "formación curricular" y a abrirles la mente para enfocar su futuro profesional.

"Son experiencias muy interesantes porque conviven con personas de otros lugares, hacen amistades que incluso mantienen luego por wasap", puntualiza Pino.

Rutas Científicas, Artísticas y Literarios es solo uno de los proyectos en los que participa actualmente el Instituto La Minilla, que imparte Secundaria, Bachillerato y ciclos formativos de Grado Medio y Superior de las familias de Imagen Personal, Estética Integral y Bienestar y de Textil, Confección y Piel. Más de 840 estudian este año en sus aulas.

Entre estos proyectos, figuran el ARCE, que educa a los jóvenes en valores ecológicos, así como los programas europeos Erasmus y Comenius, que incentivan la movilidad de alumnos y docentes por diversos países además de trabajar conjuntamente en temas del curriculum escolar superando las distancias geográficas con las Nuevas Tecnologías.

Otras culturas

Hace unas semanas, por ejemplo, el instituto acogía a un grupo de 17 alumnos y dos profesoras del Liceo Víctor Schoelcher de Fort de France (Martinica).

Este curso, sin ir más lejos, el instituto ha sido seleccionado para trabajar conjuntamente durante los próximos tres años con el Gymnasium Agustín Wibbelt, de Warendorf (Alemania) en valores humanos en la cultura, dentro de uno de los programas Erasmus.

¿Cómo estás? Mashlomej? Mashlomja? -saludo en hebreo-, es también otro proyecto internacional conocido como Scholas Ocurrentes, en el que los jóvenes intercambian ideas y valores a través de sus actividades con distintos países, especialmente Israel.

Desde hace ocho años el instituto es, además, miembro de la Red de Escuelas Solidarias y cuenta con un Comité de Derechos Humanos que trabaja en la sensibilización de los jóvenes a favor de la Justicia, la Libertad, la Igualdad y la Paz, y en el que colaboran activamente un grupo de 15 estudiantes de Secundaria y de Bachillerato. Curiosamente todas son mujeres.

El comité, coordinado por la profesora de francés Dolores Eugenio, realiza actividades a lo largo del curso tanto dentro como fuera del centro con otros centros de la Red de Escuelas Solidarias y con Organizaciones no Gubernamentales.

Un ejemplo de en qué están implicados estos jóvenes es la jornada de reflexión que impulsaron entre sus compañeros de instituto la semana pasada con motivo de la conmemoración del Día Internacional contra la Violencia de Género, el pasado día 25.

El comité de Derechos Humanos, junto con alumnos del ciclo de FP de Imagen Personal, Estética Integral y Bienestar, leyeron historias escritas por mujeres agredidas sexualmente e hicieron un desfile de los daños físicos y morales que provoca la violencia machistas aprovechando el vídeo de Amnistía Internacional Mi cuerpo, mis derechos con el que la organización no gubernamental exige a los gobiernos del mundo que se pongan fin al uso ilegítimo de la legislación penal para controlar la sexualidad y la reproducción.

Las estudiantes Rocío Fernández, Alba Reyes y Leticia Beatriz Rodríguez son algunas de la componentes de este comité, en el que ingresaron motivadas por "ayudar a los demás".

"El comité nos ha hecho ser más humildes", puntualiza Alba. En casa, no pusieron pegas, aunque a Rocío le impusieron la condición de que no fuera a ninguna "manifestación de corte político o religioso, aunque les pareció muy bien que participara porque estoy más informada". Todas ellas aplauden los encuentros con escolares de otros centros.

Sentido crítico

Las reuniones para hablar de temas o concretar actividades las realizan en el recreo o en las horas libres que tienen por lo que no interfiere en su cotidianidad escolar.

La profesora que coordina el comité de Derechos Humanos destaca que a los escolares se les "despierta el sentido crítico" con respecto a la sociedad en la que viven, además, de "descubrir sus capacidades" ideando actividades y talleres para concienciar al resto de sus compañeros sobre los temas sociales y humanitarios.

"Aprenden a ser críticos, a tener más elementos de juicio para entrar en el debate. No en el que se plantea en la televisión; de enfrentamiento, sino en el respetuoso, en el de aceptar los diferentes puntos de vista".

En los últimos años, el instituto ha impulsado también la participación de los jóvenes de Formación Profesional en actividades creativas que se desarrollan en la ciudad, un modo de acercar a los alumnos a la realidad laboral y también al instituto a la calle para que los ciudadanos conozcan cómo se trabaja con los escolares. En este sentido, los alumnos han sido protagonistas de alguna edición de la Noche Blanca de Triana y también de la confección de los trajes de las Carnestolendas.

Compartir el artículo

stats