Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La concesionaria del campo de golf de La Minilla reclama a la ciudad 13 millones

El Ayuntamiento rechaza la petición y asegura que Evemarina, en fase concursal, le debe siete millones por el complejo

La concesionaria del campo de golf de La Minilla reclama a la ciudad 13 millones

La concesionaria del campo de golf de La Minilla reclama a la ciudad 13 millones

La administración concursal de la concesionaria del campo de golf de La Minilla ha reclamado al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria una compensación de 13,59 millones de euros como indemnización por la liquidación del contrato de gestión del complejo, un proceso que está en manos de los tribunales. Cada año que pasa resulta más evidente el ruinoso negocio que el campo de golf de La Minilla ha supuesto para la capital grancanaria. La concesionaria Las Palmas Golf S. A, filial de Evemarina y en suspensión de pagos desde 2010, nunca pagó ni el canon ni los impuestos al Ayuntamiento, que además se ha hecho cargo hasta la fecha de abonar el agua, la luz y un sinfín de gastos de mantenimiento y otras inversiones, que el propio gobierno municipal ha cifrado en más de siete millones de euros.

Por si esta continua sangría no fuera suficiente, la administración concursal, en manos del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Málaga -que se hizo cargo del complejo tras la suspensión de pagos de Evemarina- reclama ahora una indemnización millonaria para compensar la inversión que realizó la concesionaria en el complejo deportivo.

El Ayuntamiento, por su parte, acordó el pasado 14 de agosto en una junta de gobierno extraordinaria y urgente resolver la concesión administrativa, que fue solicitada por los administradores concursales el 9 de abril de 2013, junto a la petición de indemnización de 13,59 millones.

En medio de este contencioso ha entrado también en escena la entidad de crédito Caixabank, que el 2 de mayo de 2014 presentó alegaciones reclamando su derecho a cobrar el importe de la indemnización que genere la resolución de la concesión administrativa.

Caixabank es una de las principales acreedoras de Las Palmeras Golf, ya que CajaCanarias, que fue absorbida por dicho banco, concedió un crédito de diez millones a Evemarina con cargo a la concesión para construir el centro comercial y el campo de golf, una hipoteca que nunca pagó. Las alegaciones del banco fueron rechazadas por el Ayuntamiento en la misma junta de gobierno en la que se resolvió el contrato.

En este enmarañado contexto, el Ayuntamiento decidió firmar el pasado 21 de mayo de 2013 un convenio con la Federación Canaria de Golf para que la entidad se encargarse de la gestión deportiva del complejo, algo que ha venido haciendo hasta la fecha, mientras el Ayuntamiento se está encargando de los costes de mantenimiento del campo, así como de la limpieza y la vigilancia de las instalaciones. El alcalde Juan José Cardona justificó esta cesión, por la necesidad de mantener abierto el recinto mientras concluía la fase de liquidación y la sacaba de nuevo a concurso.

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Málaga dictó, mediante auto, el cierre del complejo el 17 de diciembre de 2012 y el 7 de mayo de 2013 aprobó la liquidación propuesta por la administración concursal. El recurso por parte del Ayuntamiento de la solicitud de indemnización ha dado lugar a la apertura de un procedimiento en el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Las Palmas. El recurso municipal aporta un informe de los técnicos, en el que se concluye que las deficiencias de las obras, que obligó al Consistorio a realizar acciones de choque, así como las deudas de la concesionaria al Ayuntamiento y las obras comprometidas, que finalmente no ejecutó, dan como resultado un saldo "a favor del Ayuntamiento" de 7.082.051,84 euros.

Compartir el artículo

stats