Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fondeo alivia el reboso de barcos en La Luz por el mal tiempo y las navidades

Una veintena de embarcaciones se encuentra frente a la costa capitalina

Barcos fondeados en la bahía de la capital en una imagen tomada ayer por la tarde desde la playa de La Laja.

Barcos fondeados en la bahía de la capital en una imagen tomada ayer por la tarde desde la playa de La Laja. JOSÉ CARLOS GUERRA

El mal estado de la mar, el periodo de fiestas navideñas que también descansan las tripulaciones, la reanudación del servicio de suministro de combustible pesado y que las instalaciones del puerto de La Luz y se encuentran completas de barcos. Todas estas circunstancias han provocado que en la bahía de la capital grancanaria se contemple una imagen de buques fondeados en un mayor número de lo habitual.

La costa de la capital registraba ayer más de veinte barcos fondeados frente a Las Palmas de Gran Canaria. Una estampa clásica de la centenaria historia portuaria. Responsables de la Autoridad Portuaria de Las Palmas informaban ayer a este diario que el mal tiempo había traído a La Luz a muchos buques y que en estos momentos los muelles capitalinos no podían atender la alta demanda de las navieras.

El panorama de las embarcaciones, que se ha convertido en una imagen permanente para todos los usuarios de la avenida Marítima y del paseo, así como para los bañista de la playa de La Laja, ofrecen todo tipo de embarcaciones de carga y transporte, incluso de seguridad, de remolque y hasta de investigación oceanográfica. Entre los buques fondeados destacaba una de las naves "supply "de soporte a las petroleras.

Los barcos en fondeo se sitúan a una distancia de seguridad de la costa y permanecen en el entorno de La Luz para, tras usar los servicios del Puerto, seguir su camino, relatan los profesionales portuarios conocedores de este tipo de procedimiento de navegación y aprovisionamiento.

La situación geográfica del puerto de La Luz, desde sus inicios hace ya 132 años, ha permitido que los muelles capitalinos jueguen un papel fundamental en el comercio internacional como base para las principales rutas desde Europa hacia África y América. Así sigue siendo hoy y los barcos están a la vista. Llenan el puerto y la bahía.

Compartir el artículo

stats