Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Catalina extiende el brazo

El Puerto planea ensanchar y alargar uno de los extremos del atraque de los cruceros para que hasta tres barcos puedan realizar operaciones de embarque y desembarque al tiempo

Santa Catalina extiende el brazo

Santa Catalina extiende el brazo

El muelle destinado a recibir a los cruceros en la capital grancanaria es, al menos desde 2012, una infraestructura en continuo crecimiento. Una tendencia que responde al aumento de las visitas de los grandes buques de recreo, hoy epicentro de inversiones públicas y privadas que tratan de consolidar de cara al futuro semejante flujo de turistas que entran por el Puerto, y aprovechar su tránsito entre barcos y trama urbana. La Autoridad Portuaria de Las Palmas impulsó, en su último consejo de administración celebrado el pasado miércoles, la licitación de una nueva obra que amplía la capacidad del muelle Santa Catalina, para que hasta tres navíos puedan realizar operaciones de embarque y desembarque al mismo tiempo. Un avance que pretende consolidar al recinto de la capital grancanaria como el primer puerto base en todo el Archipiélago.

Hasta la fecha, sólo dos buques pueden realizar este tipo de escalas simultáneamente. El ensanche y alargue de uno de los brazos del Santa Catalina, el más cercano a la ciudad, hará posible este incremento de la capacidad de La Luz. Un puerto, el capitalino, que fue ampliado a finales de 2012 para que pudiera recibir hasta cinco cruceros a la vez. Esta fue la obra clave que ha impulsado el crecimiento del mercado durante los últimos ejercicios, hasta las mejores cotas que ha conocido Las Palmas de Gran Canaria en su historia.

El nuevo proyecto planeado para Santa Catalina, cuya inversión se cifra en torno a los 5,8 millones de euros, abarca una longitud de 277,62 metros en total. Se ensanchará de 10 a 15,75 metros el tramo final de este brazo (168,72 metros), y se le añadirá una extensión de 108,90 metros más con el mismo grosor. Según confirmó el presidente de la Autoridad Portuaria, Luis Ibarra, los trabajos deberán estar concluidos antes de que acabe el 2015, porque se sufraga con fondos europeos cuyo uso no puede sobrepasar el final del ejercicio. De hecho, la intención de la administración es que la actuación esté concluida antes de la próxima temporada de otoño invierno, que arranca con fuerza en noviembre.

La obra, aparentemente menor, no lo es tanto por el refuerzo que supone para La Luz y su posición de puerto base. El principal en las Islas, según corroboran las estadísticas recientes. Según el plan de escalas del Puerto, alrededor de un centenar de éstas son operaciones de embarque y desembarque de pasajeros, que bien terminan en Las Palmas de Gran Canaria su itinerario por la región atlántica (con visitas a otros muelles canarios, y, a menudo, Madeira o las plazas marroquíes de Agadir y Casablanca), o bien inician sus vacaciones en el atraque de Santa Catalina. El 40% del tráfico de cruceros en la ciudad realiza este tipo de paradas, que implican las correspondientes conexiones con el aeropuerto de Gran Canaria, punto por el que entran o se van estos cruceristas.

Para mejorar su atención, los engorrosos controles de check in y facturación y las entradas y salidas de los buques, el Puerto acaba de concluir varias mejoras en la antigua estación del Jet Foil, en el Santa Catalina, y destinada hoy a los cruceros. La administración también ha contemplado la posibilidad de incrementar la capacidad de la terminal en este nuevo proyecto de ampliación del muelle.

Además, está a punto de concluir otra intervención para reformar el actual acceso a los atraques, que hasta ahora ha sido de entrada y salida de pasajeros; y habilitar una vía de salida para peatones y vehículos a lo largo de la trasera del Centro Comercial El Muelle. Estas obras deberán estar concluidas en febrero, su coste ha sido de unos tres millones de euros y las ejecuta la empresa Acciona.

Este vuelco de recursos públicos en el muelle de cruceros responde al auge del sector en La Luz durante los últimos años. La Autoridad Portuaria de Las Palmas registró al cierre de 2014 589.000 cruceristas, un 38% más que en 2013. Los puertos del Estado en la provincia oriental, con un millón de viajeros internacionales en el último ejercicio, ya superan holgadamente a los de Santa Cruz de Tenerife, que concluyeron el curso con 848.159 pasajeros. La Luz ha desplazado a Santa Cruz como centro de operaciones, si bien el recinto tinerfeño impulsa una nueva terminal, para mejorar su oferta a las navieras.

Estas, gigantes del negocio como los grupos Carnival o Royal Caribbean, han hecho fuerte a Canarias dentro del mundo de los cruceros, ofreciendo diferentes itinerarios en invierno, temporada alta en las Islas. Los muelles canarios, además, llevan años promocionándose de forma conjunta con el de Funchal, en Madeira, como enclaves idóneos para las vacaciones en el mar. Una alianza a la que ahora pretende sumarse Cabo Verde, y que parece haber dado sus frutos.

En lo que atañe a la capital grancanaria, las obras que pretenden mejorar la estancia del crucerista no se han limitado al muelle: el Ayuntamiento ha desarrollado la renovación del Parque Santa Catalina y la peatonalización de Luis Morote. Un potente inversor privado, la familia Kiessling, quiere levantar un gran acuario en Sanapú, muy cerca de los cruceros, para aprovechar el tirón. Y hasta Autoridad Portuaria de Las Palmas y Consistorio capitalino han sacado a concurso una pasarela aérea para conectar la zona con el Mercado del Puerto y el entorno de la playa de Las Canteras.

Compartir el artículo

stats