Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los constructores piden incentivos como los del acuario para rehabilitar viviendas

La patronal negocia con el Ayuntamiento la obtención de bonificaciones

María Salud Gil

María Salud Gil

La concesión de ventajas fiscales por parte del Ayuntamiento de la capital grancanaria para el proyecto del acuario Poema del Mar, que proyecta la familia Kiessling en el muelle de Sanapú, es, en general bien recibida en las patronales. Los inversores, dueños de Loro Parque en Tenerife, sólo pagarán el 5% del impuesto de construcción, según lo adoptado por el Pleno de la Corporación este miércoles. Los colectivos empresariales reconocen el efecto de atracción de este tipo de medidas para los promotores, pero, al tiempo, reclaman incentivos similares para levantar la actividad privada. Es el caso Asociación de Empresarios Constructores y Promotores (AECP), que ha solicitado a la administración bonificaciones de esta índole para animar a la rehabilitación de viviendas en la ciudad.

De hecho, es algo que ya está negociando con el Ayuntamiento, según confirmaba ayer la presidenta del colectivo de constructores, Salud Gil. "Estamos en conversaciones para que se impulsen las bonificaciones sobre rehabilitaciones de viviendas". Una medida que no sólo se pretende conseguir para los pisos de protección oficial, sino con carácter general. "Sería una forma de incentivar al ciudadano para que pueda rehabilitar su casa", comentó la portavoz empresarial.

Respecto a las ventajas fiscales concedidas al acuario, Gil rehusó pronunciarse de forma específica acerca del inversor, aunque sí indicó que "con carácter general me parece bien que las licencias de obras se bonifiquen, pero sería bueno que esto fuera extensivo a otro tipo de posibilidades".

Aludía, de nuevo, a las ventajas que espera conseguir para la rehabilitación de casas. En este sentido, dio cuenta de que "el Ayuntamiento ha sido receptivo" respecto a las demandas de los constructores, que han emprendido estas conversaciones con objeto de consolidar en la normativa municipal esta suerte de incentivos.

La posición de la CCE

En la Confederación Canaria de Empresarios, la posición adoptada por el gobierno de Juan José Cardona en la capital respecto al proyecto de Kiessling ha sido abiertamente respaldada. El presidente de la patronal, Agustín Manrique de Lara, incidió en que "hay que hacer balance de los recursos que va a dejar esta inversión en la Isla". Así, aludió al impacto que el Poema del Mar tendría "sobre la pequeña y mediana empresa y la creación de empleo. Un proyecto de este tipo genera gran cantidad de subcontrataciones y prestaciones de servicios por parte de otras empresas".

En la Federación Canaria de Empresas Portuarias (Fedeport) los incentivos fiscales han sido valorados de forma positiva por su presidente, José Juan Ramos. manifestó que "mi opinión particular es que este tipo de medidas, en general, y no sólo en el caso del acuario, van en beneficio de la actividad económica". De este modo, Ramos apuntó que "debemos colaborar" en la atracción de nuevas inversiones en la ciudad y el Puerto.

Los colectivos empresariales, en estas primeras reacciones, se han posicionado en el lado de las bonificaciones fiscales, aunque la decisión adoptada en el Pleno del Ayuntamiento no fue pacífica. Sólo la mayoría absoluta del Partido Popular en el Consistorio pudo impulsar, sin más apoyos, este tipo de ventajas para el Poema del Mar. En todo caso, el procedimiento para la construcción de la pecera está aún a unos pasos de cerrarse.

Antes de solicitar la correspondiente licencia municipal de obras los inversores deben obtener el suelo en los dominios de la Autoridad Portuaria de Las Palmas. En este sentido han presentado un trámite de competencia contra el que se ha formulado una única alegación, por parte de la firma Lebensraum Wasser, que cuestiona la supuesta excesiva implicación de las instituciones públicas en respaldar el proyecto del Poema del Mar, vulnerando, en estas tesis, la libre competencia.

El Puerto todavía no ha contestado la alegación, paso necesario para resolver sobre la adjudicación de los 10.000 metros cuadrados en liza. Sólo entonces podrá tramitarse la obra en el Ayuntamiento.

Compartir el artículo

stats