Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno canario pide informes para evaluar el impacto ambiental del acuario

La Luz espera el visto bueno del Ejecutivo antes de adjudicar el suelo a los promotores

Al fondo, el suelo solicitado para el acuario Poema del Mar. QUIQUE CURBELO

Pendientes de la adjudicación de la concesión, y con la licencia municipal de obras en perspectiva, los promotores del acuario Poema del Mar deben aguardar antes la decisión del Gobierno canario sobre el posible impacto ambiental del inmueble propuesto para Sanapú. Desde la Autoridad Portuaria de Las Palmas se confirmó que no se resolverá sobre el trámite de competencia iniciado por la familia Kiessling hasta que el Ejecutivo regional tome una decisión en este sentido.

"En estos momentos aún se está a la espera de la finalización del procedimiento ambiental por el Gobierno de Canarias", se comunicó desde el Puerto. Hasta entonces, "no se podrá redactar el informe del director que analice y valore oficialmente la totalidad del expediente, incluidas también las alegaciones y los informes recabados".

Antes de decidir si se conceden a los Kiessling los 10.000 metros cuadrados que piden en el muelle de Sanapú, la Autoridad Portuaria tendrá que contestar la única alegación formulada en el procedimiento: la interpuesta por la compañía Lebensraum Wasser, que ha argumentado un supuesto excesivo interés de las administraciones públicas en favor de los planes de los dueños de Loro Parque, en una hipotética vulneración de los principios de la libre competencia.

Los frentes abiertos

En resumen, los frentes administrativos que aún tienen abiertos los inversores se reparten entre Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, el Puerto y, en último término, el Ayuntamiento de la capital grancanaria. Fuentes de Medio Ambiente indicaron que se han solicitado informes a distintas instituciones y entidades antes de resolver si el acuario precisa o no una declaración de impacto ambiental. Algo que se decidirá, previsiblemente, a comienzos de este mes de febrero. En el segundo de los supuestos, el proyecto sí debería pasar por la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias (Cotmac).

Sólo cuando se hayan completado estos pasos la Autoridad Portuaria podrá contestar la alegación de Lebensraum Wasser, primero, y decidir la adjudicación de la concesión, después.

En último término, con el suelo a su disposición, los Kiessling tendrán que pedir la correspondiente licencia municipal de obras en el Ayuntamiento.

El propio Wolfgang Kiessling, no obstante, avanzaba días atrás en la feria internacional de turismo celebrada en Madrid que el edificio podría estar terminado en 2017, una vez que se hayan completado todos estos trámites burocráticos y se dispongan de los permisos necesarios para poder comenzar con las obras.

Compartir el artículo

stats