Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Diseñador de la fantasía 'Jaque a la reina'

Miguel Cruz: "El mundo del Carnaval tiene una época y un diseñador debe saber retirarse a tiempo"

"Hay jóvenes que están revolucionando el diseñó pero tiene que haber empresas que confíen en ellos", apunta el profesional

Miguel Cruz: "El mundo del Carnaval tiene una época y un diseñador debe saber retirarse a tiempo"

¿Habrá algo que nos recuerda a Las mil y una n noches en la fantasía Las mil y una n noches Jaque a la Reina?

No, no suelo ir con el tema del Carnaval. Me he inspirado en el juego del ajedrez, en el tablero con los cuadraditos, las fichas.

¿A qué reina le gustaría darle jaque?, ¿a Doña Letizia?

No suelo dar jaque a nadie; solo se trata del título de la fantasía.

Aprovechando ¿qué le parece cómo viste la Reina?

Muy sobria, elegante. Sabe elegir muy bien la forma de vestirse, cuida muchos los complementos; está muy bien asesorada.

¿Le cambiaría algo?

La vestiría más informal, es muy clásica vistiendo.

¿Y cómo ve a su reina, la candidata Begoña Padrón?

Maravillosa. Es la candidata perfecta para el vestido. La sacamos de un casting; estamos trabajando con ella la puesta en escena y lo va a defender muy bien.

¿Es tan importante una buena puesta en escena como la fantasía?

Claro. Se tiene mucho en cuenta el que las niñas salgan al escenario como si fuera Scala en Hi Fi, aunque creo que habría que valorar más el diseño; lo demás es un complemento más. Pero igual que en el diseño se ha evolucionado también se ha hecho en el resto y ahora se busca una niña que interprete, que la puesta no sea aburrida, que haya amenidad.

Las candidatas son cada año diferentes pero un grupo de diseñadores coincide asiduamente en el concurso, es casi una competición entre ustedes

Sí. Hay algunos diseñadores que van y vuelven pero un grupo de cinco o seis trabajamos todos los años en el Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria o en otros carnavales. El mundo del Carnaval tiene una época y un diseñador debe saber retirarse a tiempo, no estar tantos años. Personalmente, no quiero estar muchos.

¿Por qué dice eso?

El Carnaval te cansa; por lo menos, a mi. Todos los años es lo mismo, es una gran responsabilidad que te mina psicológicamente. No solo el de Las Palmas de Gran Canaria sino el de Santa Cruz de Tenerife; al que me presentó también este año y en Arguineguín. Tienes que estar en muchas cosas a la vez.

Vuelve a colaborar con Depilación Láser Canarias ¿Qué importancia tiene en el trabajo final el que un diseñador y un patrocinador se conozcan bien?

Estoy superencantado de trabajar con ellos. Son una empresa muy seria y trabajo muy bien. Tiene que haber una conexión muy buena, un buen feeling para que todo salga bien. Que la empresa no te presiones y que te dé rienda suelta porque, a veces, quieren modificar la fantasía. Con Depilación Láser Canarias es fantástico, su directora Mari Paz confía en mí, nos conocemos desde hace años. Con ellos también presentaré candidata en Santa Cruz de Tenerife.

¿Cree que el público, en general, reconoce la labor que hacen en el Carnaval tanto los diseñadores como los patrocinadores?

No. A las empresas les miman un poco más para que sigan colaborando porque se cansan si no tienen la publicidad suficiente. Respecto a nosotros, sale el vestido y te nombran; alguna vez te enfoca la televisión cuando se desarrolla el concurso, te dan un pequeño trofeo. Pero en la ciudad hay gente de mucho talento que ha llevado el nombre de Las Palmas de Gran Canaria afuera pero no se le ha reconocido. Te conoce el pueblo pero ni el Ayuntamiento ni la organización ni el Cabildo ha reconocido esta labor.

¿Presentará alguna fantasía más aparte de al concurso de Reina de la ciudad y de Santa Cruz de Tenerife?

Haré algún vestido en Arguineguín y alguna colaboración en Maspalomas, pero todo dependerá de cómo evolucione el de Las Palmas de Gran Canaria.

¿Cómo hace para trabajar en dos carnavales tan distintos como los de Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife al mismo tiempo?

Es trabajo. Organizándote y teniendo dos equipos, arropándote de buena gente y de profesionales como Miguel Ángel Castilla, que coordina en Tenerife, para que todo salga bien.

Y con públicos muy diferentes

Es verdad. El Carnaval se vive más en Tenerife que aquí; allí están trabajando todo el año y aquí se hace todo a última hora, dos meses antes. Aquí, las empresas tardan más en decidirse. Allí tienen otra forma de vivir el Carnaval.

¿Y con cuál se quedaría?

Con cositas de allí y de aquí. Me quedaría con la Drag de Las Palmas de Gran Canaria, con la creatividad de los diseñadores de Tenerife, con sus grupos de Carnaval.

Ha ganado ya varios premios en el Carnaval ¿se le resiste alguno?

La Reina del Carnaval de la ciudad. Tengo primeras damas, terceras y cuartas, reinas infantiles, concursos de comparsas, pero la Reina se me resiste.

¿Por qué?

Es difícil, se tienen que unir muchas cosas esa noche. En la Reina de Las Palmas de Gran Canaria está la flor y nata de los diseñadores. Pero como ya he dicho, tienen que cuadrar muchos gustos. El vestido, la chica, el voto del público; que es el último y tiene un gran valor. Pero algún día llegará.

¿A qué se dedica un diseñador del Carnaval tras los festejos?

Soy jardinero y paisajista y después hago cosas para el Carnaval. Como quien dice, entré de sopetón. Diseñaba alguna cosa pero un año, sobre los años 90, me animaron a hacer un vestido más grande, me presenté y me quedó muy bien. A partir de ahí me empezaron a llamar las empresas y aquí sigo a día de hoy. Pero, como he dicho, no quiero seguir muchos años. El Carnaval tiene que renovarse con diseñadores nuevos.

¿Hay cantera?

La hay. Hay muy buenos diseñadores pero tiene que haber presupuestos y empresas. En la Asociación de Diseñadores del Carnaval hay jóvenes revolucionando en el diseño que pueden cambiar mucho los concursos. Pero necesitan empresas que confíen en ellos y eso suele ser muy raro. Porque diseñar un traje no es solo la decoración sino también la estructura. Es como una vivienda, tiene que haber un buen armazón para que el resto de los elementos queden bien; y en ocasiones se patina en eso.

¿Sale en Carnaval?

Me he disfrazado dos veces en mi vida, no me gusta salir de mogollón. Solo las galas, los concursos, me llaman la atención.

Compartir el artículo

stats