Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"No hay vuelta atrás, no retrasaré mi boda aunque consiga la corona de Reina"

"Me gustaría experimentar de nuevo los sentimientos que afloraron cuando fui cuarta dama en 2013"

Carolina Cruz lucirá la fantasía Donde los sueños no tienen fin.

Carolina Cruz lucirá la fantasía Donde los sueños no tienen fin. JUAN CARLOS CASTRO

¿Cree que el Ayuntamiento capitalino ha llegado a un buen acuerdo con los vecinos de Simón Bolívar?

Creo que sí, tampoco tenía mucho tiempo para seguir dilatando el tema, deberían de haberlo hecho antes. Los vecinos tienen derecho al descanso pero también tienen que entender que el Carnaval es una fiesta muy importante en nuestra Isla y supongo que cuando compraron sus casas sabían también a lo que se atenían. Pero, bueno, me pongo en su lugar y creo que puede resultar incómodo, sobre todo para la gente mayor, el ruido y todo lo que conlleva el Carnaval.

¿Ya tiene el disfraz para el mogollón?

¡Claro que sí! Voy de Avatar con mi novio.

¿Quién lo pensó?

Yo. Siempre me ha gustado ir de Avatar y este año he conseguido que los dos disfraces sean iguales.

Hace dos años consiguió el título de Cuarta Dama en el Carnaval capitalino, ¿qué le ha motivado a presentarse de nuevo?

La experiencia fue muy buena, me encantó y me gustaría experimentar de nuevo todos los sentimientos que ahí afloraron, e intentar ser la reina este año. ¡A ver si puede ser!

¿El título que recibió esa noche se quedó en eso o le sirvió para conocer a más gente, para tener más vida social?

Nos invitaron a un partido de baloncesto y yo nunca había visitado ningún pabellón. Fue mi primera vez y me gustó muchísimo. Allí conocí a más gente y disfruté. Esta vez espero disfrutar más de subir al escenario que la última vez.

Obtuvo un cuarto premio así que la fantasía estaba entre las preferidas, ¿qué pasó para que no consiguiera coronarse?

Tan importante es el traje como la interpretación de la chica para que todo salga bien y seas elegida. Unas fantasías tienen más calidad que otras por los materiales utilizados y luego, con los nervios, unas chicas no lo hacen bien y otras no y ahí vas ganando o perdiendo puntos. También el público tiene un papel importante, dependes de los votos de ellos. Creo que es un conjunto de cosas. Ese año hubo mucha gente que se acercó a mí a felicitarme, porque había sido una de las mejores actuaciones. Yo me lo había currado bastante. Estuve ensayando con la música hasta en mi casa, corrigiéndome en el espejo. Antes de que se abriera la puerta del escenario estaba muy nerviosa pero cuando la abrieron me convertí. Dije: son tres minutos que tienes que disfrutarlo y ahora o nunca y, cuando abrió, me olvidé de todo. No veía a nadie, solo cabezas, focos y mi traje. Lo disfruté al máximo.

¿Le da a una tiempo a visualizar lo que tiene alrededor o es tan rápido el paso por el escenario, los nervios, que no percibe nada?

Los focos te deslumbran un poco, pero lo que sí ve es una masa de gente. Cabezas y cabezas y la gente aplaudiendo, levantando las manos, pero no eres capaz de ver a nadie en concreto. Yo me concentré en lo que estaba haciendo, en mi música y nada más.

Trabaja en una cristalería.

Sí, es una empresa familiar. Empezaron mis hermanos muy jóvenes, cuando yo era una niña, y me incorporé cuando acabé el Bachiller y la Selectividad. Quería tener una puerta abierta a la Universidad por seguridad, por si acaso las cosas no iban bien o no me gustaba. Entré con 16 años y hasta el día de hoy, que tengo 27.

¿Se ha arrepentido?

No, estoy muy contenta. Gracias a Dios las cosas nos han ido bien aunque con la crisis todos sufrimos de lo mismo. Pero contenta porque es una empresa que ha salido adelante con el esfuerzo de mi familia y mío desde que empecé.

¿Qué necesidad tiene una profesional como usted de embarcarse por segunda vez al concurso de Reina del Carnaval?

La verdad es que suena un poco raro que una profesional como yo se presente al concurso. Sé que no es lo habitual, pero lo hago porque me gusta el mundo de la interpretación. Siempre he participado en desfiles de moda, me gustan la música, el baile y el Carnaval. Pienso que aunque haya personas que sean empresarios y aparentemente tengan que dar aspecto de seriedad, como cualquier estudiante o trabajador le gusta la fiesta y el Carnaval. Y hay momento para todo si nos organizamos. Yo, por ejemplo, me levanto muy temprano, y a las siete estoy trabajando así que me organizo; también tengo la ayuda de mis hermanos, que son tolerantes y me dejan salir si tengo alguna entrevista. Me hago a la idea de que esto es un mes un poco estresante, pero sé que el disfrute lo merece.

¿Qué otros retos tiene en la vida?

Ahora mismo, casarme. Lo haré en septiembre así que estoy concentrada en ello.

¡Vaya año!

La gente me dice que el 2015 es mi año (ríe). Se me ha juntado todo (ríe). Ahora estoy concentrada en eso y como soy una chica emprendedora que me gusta progresar, cuando haya pasado todo me gustaría seguir estudiando. Estoy en la Escuela de Idiomas porque los horarios son compatibles con mi trabajo. Estudio inglés y cada día veo que es más necesario, porque aquí vivimos del turismo y hay muchos extranjeros que tienen casas aquí y quieren reformarlas, poner mamparas de baño, barandillas de cristal. Y hay que saber idiomas para poder seguir vendiéndoles el producto.

¿No atrasará la boda en caso de que consiga la corona?

No, no (ríe). Ya hay cosas preparadas, no hay vuelta atrás.

Si logra el cetro, ¿qué puede ofrecer al exterior como embajadora de Las Palmas de Gran Canaria?

Me gustaría conseguirlo para ser la embajadora del Carnaval de nuestra tierra que, para mí, es uno de los mejores por no decir el mejor. Allá donde vaya creo que daré todo lo mejor de mí y representar el Carnaval como merece. Me considero una chica educada, con conocimientos, también en el mundo del Carnaval, porque he estado en comparsas como Aragüimé y tengo experiencias que contar. Y eso creo que también es lo que se busca en una Reina del Carnaval, que sepa de este mundo, lo viva y sepa contar a los demás lo que es y lo bien que se pasa.

Donde los sueños no tiene fin, es el título de la fantasía, ¿llevará cristal o espejos, deduzco?Donde los sueños no tiene fin

Algo, algo llevará pero no puede revelar nada. Va a ser una sorpresa. El traje es una joya, va a ser todo un espectáculo.

¿Es muy soñadora o tiene los pies en la tierra?

Siempre tengo los pies en la tierra. No me gusta soñar en cosas que resulten imposibles, sino que puedan hacerse realidad.

¿Algún sueño en especial aparte del de ser coronada Reina de las fiestas y de casarse?

Me encantaría for mar una familia, también me encanta viajar; es una de mis aficiones, así que intentaré aprovechar al máximo para ello antes de tener niños.

¿Cree que participar con una creación de FM -Fernando Méndez-, uno de los diseñadores más laureados del Carnaval capitalino es una garantía de éxito?

Por supuesto. Me siento muy afortunada porque hicieron un casting y fui elegida entre 83 aspirantes. Así que en primer lugar me siento muy afortunada entre tantas bellezas porque había chicas muy guapas, que sabían desfilar muy bien, habían estado en el mundo del baile y del Carnaval y podría haber sido cualquiera de ellas. Y luego, mucho más afortunada, porque para mí Fernando Méndez siempre ha sido el mejor diseñador del Carnaval y conseguir que él me haga mi traje, como digo yo, mi traje, es un sueño.

¿Lo volverá a intentar si no lo consigue?

No, creo que ya no. Hay muchas niñas que también tienen ilusión y no vamos a estar cerrándoles el camino. Hay que dar también oportunidad a otras niñas para que disfruten de esta oportunidad. Para mí esto fue un reto y por eso me presenté pero no lo haría más, no vamos a ser egoístas.

¿Ya tiene el traje de novia?

Ahí, ahí, ya tengo apuntado el modelo, pero estoy ultimando los detalles, porque lo tengo que pedir a Barcelona. La mayoría de las cosas ya están contratadas.

Compartir el artículo

stats