Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente da el visto bueno a la construcción del acuario en Sanapú

El Gobierno de Canarias exime a los promotores de pasar por la comisión urbanística

Simulación del acuario Poema del Mar, proyectado por los Kiessling.

Simulación del acuario Poema del Mar, proyectado por los Kiessling. LP / DLP

La Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno regional resolvió ayer que el proyecto del acuario Poema del Mar, promovido por la familia Kiessling en el muelle de Sanapú, no tendrá que pasar por la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias (Cotmac). En la práctica, el trámite da luz verde al proyecto de construcción de un edificio para el que los inversores aún deben obtener el suelo y la correspondiente licencia municipal de obras. Y sobre el que la Autoridad Portuaria tiene que resolver antes la única alegación formulada contra su edificación en la capital grancanaria.

Fuentes de Medio Ambiente confirmaron ayer la firma de un documento que establece el no sometimiento de impacto ambiental del proyecto, en el que se invertirán 20 millones de euros. La administración autonómica ha pedido antes informes a distintas entidades, entre ellas el propio Puerto, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, el departamento de Biodiversidad del Gobierno regional y el departamento de Biología de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. El Ejecutivo no encontró argumentos en contra del inmueble que proyectan los Kiessling, dueños de Loro Parque en Tenerife, de ahí que agilizara su tramitación eximiendo a su plan de pasar por la comisión urbanística.

A partir de este punto, los promotores están únicamente a expensas de dos pasos para levantar su inmueble, en una franja de 10.000 metros cuadrados en el muelle de Sanapú, justo entre los dominios portuarios y la trama urbana. El primero lo han solicitado ya los inversores en la Autoridad Portuaria: la concesión del suelo. Sin embargo, la firma Lebensraum Wasser ha presentado una alegación -la única en el procedimiento- en el que denuncian un supuesto excesivo interés por parte de las administraciones públicas a la hora de apoyar la iniciativa de la familia Kiessling en la capital grancanaria, contraviniendo, en esta tesis, los principios de la libre competencia.

El Puerto tendrá que resolver ahora sobre esta reclamación, antes de decidir si otorga el espacio al acuario. Fuentes próximas a la administración indicaron que este sería un trámite sobre el que podría pronunciarse el próximo consejo de administración de la Autoridad Portuaria, que se convocará previsiblemente a finales del presente mes de febrero.

Solo cuando los Kiessling dispongan del suelo podrán pedir la licencia de obras ante el Ayuntamiento de la capital grancanaria. No obstante, el Pleno del Consistorio aprobó el mes pasado una bonificación del impuesto de construcción para este proyecto, solicitada por los Kiessling, que únicamente tendrán que pagar un 5% del tributo, con un ahorro de 300.000 euros.

Eso sí, Medio Ambiente ha impuesto los habituales requisitos a la construcción del edificio, para garantizar que las obras no tengan un impacto negativo en el entorno. El proyecto podría volver a pasar un examen medioambiental en lo relativo a las especies en exhibición. Pero eso sería con el edificio ya terminado.

Compartir el artículo

stats