20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cho Juaá y Rafaely viajan en guagua

La compañía municipal pasea en 70 vehículos amarillos por todos los rincones de la ciudad la obra de los dos humoristas canarios, junto a la de Padylla, Morgan y Pepe Monagas

Cho Juaá y Rafaely viajan en guagua

Cho Juaá y Rafaely viajan en guagua

Rafael Bethencourt Rafaely odiaba los coches. Ni siquiera llegó a sacarse el carnet de conducir. En cambio, sentía pasión por las guaguas porque era un lector empedernido y aprovechaba para leer mientras las esperaba o viajaba en ellas. Fue incluso yerno de un conductor de guaguas. "De alguna manera, siempre tuvo una conexión con Guaguas", explicó Iván Bethencourt, uno de los hijos del artista, quien consideró ayer, tras rememorar esas vivencias del padre, que la muestra de sus obras en los vehículos de la compañía amarilla es una especie de justicia poética. "Rafaely tenía un humor muy nuestro y muy socarrón y trasladaba ese ambiente costumbrista a la realidad local", sostuvo Iván, que acudió con sus hermanos Yury y Gorki a la presentación de la exposición de Guaguas Municipales, una parte de cuyos originales se podrán ver en las Casas Consistoriales. El resto de las obras de Rafaely, Cho Juaa, Pancho Guerra, Morgan y Padylla se pasearán durante los próximos dos meses a bordo de setenta guaguas.

Similar conexión a la de Rafaely tuvo Eduardo Millares Cho Juaá con las guaguas amarillas. De hecho, según su hija Malena Millares, "él cogía todo el humor y la socarronería del canario" en las paradas de la guagua y luego las volcaba de forma magistral en sus viñetas. Una socarronería, de la que se empapaba mientras esperaba la guagua o sufría los viajes en aquellos vehículos renqueantes y apestosos. Seguramente, si viviera hoy, haría exclamar a Cho Juaá algún golpe a cuenta de los equilibrios y sudores que sufren los usuarios para encaramarse a los altísimos asientos traseros de las muy modernas guaguas de ahora, no aptos para europeos bajitos como los canarios.

Los más viejos recordarán cómo respiraban sus personajes en las más de 5.000 viñetas que se publicaron en el Diario de Las Palmas, a partir de la década de los 50 del siglo pasado, un humor del que Malena destacó la vigencia que aún tienen pese a lo que ha llovido desde entonces.

"Mi padre", recordaba, "intentó sacarse el carnet de conducir varias veces, pero le empezaba a temblar el pie en el embrague y nunca lo consiguió. Es en las colas de la guagua donde la gente dice la verdad y él la supo plasmar. Si Cho Juaá estuviera vivo, de todas sus exposiciones ésta hubiera sido la que más le hubiera ilusionado". Si tuviera que elegir una viñeta, Malena se quedaría con aquella en la que se ve a Cho Juaá mirando medio soplado hacia una botella de ron y diciendo: "Lo malo de todo esto es lo bueno que se está poniendo. Esa frase recoge buena parte de la filosofía de todos nosotros".

Los personajes de Cho Juaá viajaron muchísimo en guagua. De hecho, la comisaria de la exposición, Laura García Morales, ha tenido muchísimo material donde elegir, alusivo a las accidentadas y descacharrantes travesías guagüeras, para una muestra que relata escenas costumbristas en el transporte público en clave de humor.

Rafaely, Cho Juaá y las historias de Pepe Monagas de Pancho Guerra representan la historia del humor isleño. Del presente se encargan las viñetas de Morgan, que publica sus trabajos en el Canarias 7, y Padylla, humorista de LA PROVINCIA/DIARIO DE LAS PALMAS y La Opinión de Tenerife.

"El valor pedagógico del humor es fantástico y esa es la clave de que llegue a todo tipo de público", destacó Laura García Morales, quien se refirió a la exposición itinerante como un "ejercicio de recuperación de la memoria. Para las nuevas generaciones va a ser un descubrimiento. Les va a ayudar a conocer quienes son y de donde vienen".

"Representan", añadió, "una realidad desde la aceptación, pero con ternura. Se trata de personajes en los que la gente de a pie se van a ver reflejados y que les ayuda a desdramatizar" situaciones parecidas de su vida cotidiana.

La exposición, que además de las viñetas y las tiras cómicas presenta en el techo y la parte superior de las guaguas pequeños textos en los que se habla de los artistas, llegará a decenas de miles de viajeros. "Tenemos que conseguir que Guaguas sea un objeto de deseo para los ciudadanos", destacó el alcalde de la capital grancanaria, Juan José Cardona, que presidió la presentación de la muestra, junto al concejal de Movilidad, Ángel Sabroso. El regidor señaló que dos objetivos que se propuso al inicio de este mandato fue mejorar el transporte público y "llevar la cultura hasta el último rincón. Con esta exposición, queremos llenar las guaguas de cultura". Solo hay que levantar la vista para contemplar las obras.

Compartir el artículo

stats