Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cultura Fundación de Arte y Pensamiento Martín Chirino

Martín Chirino sueña con La Luz

El maestro pretende impulsar la cultura canaria en el mundo a través de su fundación

Martín Chirino nunca soñó que su obra estaría expuesta algún día en el Castillo de La Luz, aseguró ayer el escultor que se mostró feliz de que la Fundación de Arte y Pensamiento que lleva su nombre abra sus puertas por fin el próximo 28 de marzo, tras más de tres años de negociaciones con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Las primeras 25 obras del escultor canario que integrarán la exposición permanente del centro empezarán a llegar a la fortaleza mañana, unos fondos a los que se unirá una colección de bocetos y dibujos. El escultor, que el pasado domingo cumplió 90 años, sueña con convertir la fundación en una plataforma de arte y pensamiento contemporáneo capaz de colocar la cultura canaria en el resto de España y en el mundo. "Es algo que inicié en el Centro Atlántico de Arte Moderno", institución de la que fue impulsor y primer director, "y quiero recuperar ahora. Los grandes pensadores del mundo pasaron por el CAAM y fue algo que se recuerda como un hito. Es una pena que tenga ya 90 años físicos, porque mi proyecto sigue siendo joven. Me siento joven y mi propósito sigue siendo seguir viviendo y seguir luchando contra el dolor que me une a mi tierra".

"Yo haré todo lo posible para que nuestra cultura resuene" , dijo mientras reivindicó el valor de los sueños. "Un pueblo que empobrece su cultura se empobrece a sí mismo. Y eso es malo. No tenemos que retroceder, tenemos que seguir hacia adelante y soñar y soñar y soñar, porque la imposibilidad no existe para quien sueña".

Lamentó esa "cosa fatídica de la resignación" que invade muchas veces a los canarios y les condena a la inacción. "La cultura de un pueblo no se puede menoscabar bajo ningún concepto. Un pueblo que no tiene cultura no puede" avanzar, advirtió. La puesta en marcha del centro de arte constituye, en palabras de Chirino, una especie de vuelta a los orígenes, un trasunto del fin del viaje iniciático de Ulises que vuelve a su tierra después de veinte años, aunque aseguró que él nunca ha dejado la Isla. Originario de La Isleta, el maestro echó mano de la imagen que más le gusta emplear para denominar esta vuelta: "Realmente es la espiral que se desenvuelve y me envía otra vez al lugar de donde salí, a La Isleta".

Se mostró encantado de que su obra cobre vida en la fortaleza porque "esto era", refiriéndose a la zona anexa al Castillo, "lo que llamaban el muelle Blandy, que tenía una puerta muy grande, la que mi abuelo cerraba con una llave y dejaba pasar a la gente del cambullón. Esto no era nada. En La Isleta había cuatro calles: Juan Rejón, La Naval, la calle segunda, la tercera y la cuarta y luego estaban los militares", evocó el maestro de la forja remontándose a su lejana infancia.

Resaltó que cada una de las 25 obras que se expondrán en el Castillo son una muestra de las diferentes etapas de su evolución artística. "Creo que son las mejores pieza de cada momento, que he ido comprando y recabando. Algunas de ellas han estado 60 años conmigo. He evitado venderlas, diciéndole al mercado que no y pidiendo precios astronómicos, porque yo pensaba que algún día algo tenía que suceder. En la selección de las obras hay un ejercicio teórico que explica qué es Martín Chirino, como empieza, como se hace" y como evoluciona.

La fundación ya es propietaria de una de estas 25 obras, según explicó el director de la fundación, Jesús María Castaño. Se trata de la denominada Crónica del Siglo XX. Cabeza, hecha en bronce, que data de 2012.

El Ayuntamiento se ha comprometido a destinar cada año 100.000 euros a la adquisición de la obra. "La idea inicial", explicó el alcalde Juan José Cardona, "es que las obras se depositen en el Castillo y el Ayuntamiento vaya adquiriendo, una a una, toda esa obra en depósito".

El centro de arte va a estar gestionado por la Fundación Teatro -Auditorio y contará con un presupuesto anual de 600.000 euros, de los cuales el Cabildo de Gran Canaria aporta 140.000 euros y el resto, el Ayuntamiento. Cardona expresó su esperanza de que tanto el Gobierno canario como el de España se sumen en un futuro como patronos al proyecto, así como las empresas privadas. Mientras tanto, el alcalde espera que parte de la recaudación de las entradas ayude a cofinanciar la institución.

Durante los primeros meses, aclaró, la entrada será gratuita y luego se establecerá una tarifa, aún por concretar, que en principio rondará los cinco euros. "Creo que un equipamiento cultural como éste, en el que se combina la historia, la intervención arquitectónica y las piezas de Martín Chirino, conforma un tridente muy potente. Yo espero que se convierta en uno de los lugares más visitados de la ciudad".

En opinión de Jesús María Castaño no hay mejor sitio que la tierra de Chirino para contextualizar su obra. Estas primeras obras de la exposición permanente -en un principio se habló de crear a lo largo del tiempo un fondo compuesto por más de 300 creaciones- constituyen un itinerario perfecto que muestra la evolución de Chirino, desde Las herramientas poéticas e inútiles, que datan de 1956-1957 hasta el Homenaje Serie Marinetti (XVII), de 2014. Se trata, resaltó Castaño, de piezas únicas y representativas de todas las etapas de creación del escultor, en las que se puede contemplar el desarrollo de toda su iconografía del viento, espirales y afrocanes. "La intención es ir completando esas esculturas, con el tiempo", indicó. La fundación albergará también bocetos y dibujos , así como el fondo documental de su obra y contará con una programación cultural. "El objetivo", resaltó Castaño, "es contextualizar y catalogar la obra del maestro y darla a entender al público. Queremos crear una plataforma de arte y pensamiento" en torno a la "contemporaneidad y la obra de Martín Chirino en su contexto local, partiendo siempre también de los artistas locales". Así, el centro celebrará debates, cursos, exposiciones, "sin perder de vista lo local y lo canario para darlo a conocer al mundo". Se trata, según Cardona, de "proyectar hacia el mundo lo que ha sido y será en el futuro la obra del artista más universal". El consejero insular de Cultura, Larry Álvarez, manifestó que el Castillo de La Luz es "el mejor patrimonio para el mejor artista y nos sitúa en el mapa cultural".

Compartir el artículo

stats