Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva partitura de Espinosa

El pianista Pedro Espinosa se incorpora al callejero con una plaza en la Vega de San José

Inauguración de la plaza Pedro Espinosa, ayer. Junto a la placa, Sosa, Cardona, Espinosa, Santana, López y Bolta.

Inauguración de la plaza Pedro Espinosa, ayer. Junto a la placa, Sosa, Cardona, Espinosa, Santana, López y Bolta. JOSÉ CARLOS GUERRA

"Que la música tenga siempre un lugar importante". Lo reivindicó ayer Inmaculada Espinosa, hermana del ya fallecido pianista Pedro Espinosa (1934-2007), que desde ayer tiene una plaza en la ciudad saltándose el protocolo que tienen las inauguraciones y agradeciendo previamente en nombre de la familia el homenaje al hijo Predilecto de Gáldar (1988) y Adoptivo de Las Palmas de Gran Canaria (2004). Y la música, como no podía ser menos, sonó en el coso entre el rumor de los coches que al mediodía transitaban por la calle de Eufemiano Jurado a cargo de la Banda Municipal de Música de Las Palmas de Gran Canaria y de un nutrido grupo de amigos y familiares que no quisieron perderse esta nueva partitura del que fue calificado en el siglo XX como "el mejor pianista que tiene España".

Los vecinos del barrio de la Vega de San José, entre la Ciudad de la Justicia y la estación de Bomberos; donde se ubica la nueva plaza, no escucharon ninguna pieza del artista, que también desarrolló labores docentes en su campo -fue profesor y catedrático de piano del Conservatorio de Guadalajara ente 1986 y 1998- sino fragmentos de Joyride, de Michael Markoswki (2005) y Tocatta, de Wilfred Heaton (1973), dos piezas de música contemporánea elegidas para la ocasión por el interés que Pedro Espinosa tuvo siempre por las vanguardias y que fueron interpretadas por la Banda Municipal de Música, dirigida por el director de la misma, Alfonso Maribona, tras el descubrimiento de la placa.

Da la casualidad que fue una de las últimas actuaciones de Maribona con la Banda ya que ha decidido no renovar contrato con el Ayuntamiento.

El cronista oficial de Gáldar, Juan Sebastián López, encargado de relatar a los presentes la trayectoria de Pedro Espinosa, destacó que fue un "renovador de la escena del piano" por este hecho y que esa inclinación se dejó sentir en la música contemporánea tanto la nacional como la internacional. También resaltó su papel como docente. "Era un enseñante vocacional".

En este sentido, su hermana Inmaculada recordó minutos antes de comenzar el acto que "le encantaba" dar clase tanto como ser artista y que siempre pensaba en la música incluso cuando el ictus le alejó en 2006 de los escenarios.

Al acto asistieron también alcalde de Gáldar, Teodoro Sosa; los concejales de Cultura y educación, Isabel García Bolta y Christian Santa, respectivamente, y el propio alcalde de la ciudad, Juan José Cardona, quien recordó que descubrió la obra del artista cuando era estudiante en Madrid y al piso, que compartía con el concejal de Presidencia Claudio Rivero, se incorporó el músico Julio Muñoz "que llenó la habitación de cartones de huevos para que pudiera seguir estudiando sin que los compañeros y vecinos escucháramos el piano".

La propuesta de homenajear al pianista Pedro Espinosa con una plaza en la Vega de San José fue hecha por la propia concejala de Cultura, Isabel García Bolta, y aprobada por el pleno municipal el pasado 13 de enero. La plaza cuenta con un pequeño parque infantil y se encuentra encima de un aparcamiento subterráneo.

El pianista Pedro Espinosa es el penúltimo nombre que se incorpora al callejero municipal en esta legislatura. Próximamente, se homenajeará al ya fallecido profesor de filosofía y sacerdote José Alonso Morales.

Compartir el artículo

stats