20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un bar de Schamann da comida gratis a familias en paro

El local ofrece ayuda a desempleados que tengan hijos

Isabel Rodríguez y Santiago Jaime León, ayer, en el bar que regentan en Schamann.

Isabel Rodríguez y Santiago Jaime León, ayer, en el bar que regentan en Schamann. JOSÉ CARLOS GUERRA

Dos platos de comida casera, bebida y postre. Esto es lo que darán de forma totalmente gratuita los propietarios del Bodegón 4 Cañones a aquellas familias que carezcan de fuentes de ingresos y tengan hijos a su cargo. El único requisito, según informaron ayer Isabel Rodríguez y Santiago Jaime León, dueños del establecimiento ubicado en Schamann, es presentar el certificado del Servicio Público de Empleo estatal que acredite la situación de desempleo. Del resto ya se encarga el matrimonio que quiere ayudar a personas que están pasando por una situación difícil, especialmente si eso afecta a los más pequeños. La iniciativa ha caído muy bien en el barrio donde, de hecho, algunos vecinos han empezado a aportar su granito de arena llevando alimentos. "Nosotros no queremos que nadie colabore con dinero, pero si pueden donar cualquier cosa, papas, pimientos, un paquete de arroz, agua, lo que sea, sería genial para poder ayudar a más personas", señaló Rodríguez.

Hace apenas 17 días que la pareja abrió las puertas del negocio y también de su propia esperanza. Antes de ello, tres años de paro a sus espaldas y algún que otro intento de salir de él frustrado. "Pusimos una librería, pero no salió bien", explicó la mujer de 40 años que sabe muy bien lo que atravesar momentos duros. Ellos también son padres de dos niñas y un niño y sufrieron en sus propias carnes la angustia de no tener con qué alimentarles en condiciones. Tenían el apoyo familiar, pero aún así Isabel se levantaba cada mañana a las seis para ir "puerta por puerta, nave por nave para conseguir comida" para sus vástagos.

Es precisamente la propia experiencia la que ha llevado al matrimonio residente en Jinámar a querer ayudar a personas que puedan estar pasando por lo mismo. No les costó tomar la decisión y así se lo hicieron saber al vecindario a través de la pizarra que colocaron en la misma puerta y en la que se puede leer con letras grandes: "¡Que tus hijos no se queden sin comer!"

Además de informar sobre la idea, en el mismo tablero llama la atención la palabra "colabora", escrita con mayor tamaño. No quieren que nadie vaya con dinero, reiteraron en numerosas ocasiones, sino con productos culinarios que Rodríguez y León destinarán íntegramente a la elaboración de los platos que sirvan a las familias en situación de precariedad. Muchos clientes se han interesado por la manera de contribuir a la causa y otros tantos ya lo han hecho. "Nos han traído papas, zumos y el del agua Firgas ayuda dando agua para los niños. También se ha involucrado la dueña de Frutería y Verduras Guaci".

Y es que poco a poco se ha ido corriendo la voz de una iniciativa pionera en la zona. "La gente se ha quedado asombrada porque dicen que aquí no se ha hecho nada parecido". Todavía no ha pasado nadie para recibir esta ayuda, entre otras cosas porque hace poco tiempo que se ha puesto en marcha. Pero los propietarios del local situado en la calle Teodoro Golfín esperan que en los próximos días lleguen las primeras familias. "Es muy importante que los dos adultos traigan los papeles del paro, tienen que estar los dos sin trabajo y, por supuesto, que vengan con los niños", insistió Isabel Rodríguez.

Aquellas personas que cumplan con los requisitos tendrán derecho a un menú completo del día que, además, cuenta con el plus de ser casero. Hoy, por ejemplo, Isabel cocinará una sopa de pollo y un "bracito gitano". También se les dará el postre y, cómo no, la bebida. No tendrán que pagar nada y podrán ir cualquier día de la semana, de 12 a dos del mediodía. Habrá un poco de flexibilidad de horario, pero siempre dentro de unos márgenes. Como madre que es, Rodríguez ha pensado en todo. "Sabemos que hay gente a la que le puede dar vergüenza, por eso, si lo prefieren, pueden traer un tupper y yo les echo ahí la comida".

Compartir el artículo

stats