Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los arquitectos aprueban nuevos estatutos tras irse del colegio regional

El documento, apoyado por unanimidad, circunscribe las normas a Gran Canaria

Los arquitectos aprueban nuevos estatutos tras irse del colegio regional

Los arquitectos aprueban nuevos estatutos tras irse del colegio regional

Los arquitectos grancanarios aprobaron el miércoles de la pasada semana en una asamblea el Estatuto Particular de la Demarcación insular con el que están a un paso más cerca de la completa segregación del Colegio regional. El nuevo reglamento contiene adaptaciones a las nuevas leyes, así como en él ya no se contemplan cuestiones de índole territorial, si bien la "esencia sigue siendo la misma", explicó el presidente Vicente Boissier Domínguez. La medida fue apoyada de manera unánime por los asistentes a la reunión y ahora tan solo queda que el Gobierno de Canarias dé el visto bueno. Tras la publicación en el Boletín Oficial de Canarias (BOC) podrá llevarse a cabo la elección de los cargos directivos del nuevo Colegio Oficial de Arquitectos de Gran Canaria (Coagc), con la posterior capacidad para obrar de manera independiente.

La pretensión de segregación se remonta al año 2012, cuando los profesionales grancanarios quisieron evitar ser responsables subsidiarios de una deuda de tres millones contraída con la Caja de Arquitectos (cooperativa de crédito que financia al gremio) por sus homólogos tinerfeños. El primer intento de separación llegó vía estatuitaria, también en una asamblea, pero fue impugnado por el Colegio Oficial de Arquitectos (COAC). Un año más tarde, en julio de 2013, presentaron un expediente, que contaba con la rúbrica de 575 de sus 853 colegiados, por el que solicitaban de nuevo la descentralización para lograr convertirse en una entidad insular con personalidad jurídica propia.

Y es que cada una de las demarcaciones posee plena autonomía para tomar sus decisiones sin tener que consultar al respecto con las otras. De ahí que en Gran Canaria consideren que cualquier responsabilidad que contraiga cualquiera de ellas (Tenerife, La Gomera y El Hierro, por un lado y La Palma, Lanzarote y Fuerteventura, por otro, con sus entidades colegiales) no debe implicar al resto, viendo como mejor garante de ello la segregación.

Los arquitectos grancanarios (que representan el 54% del total de los profesionales de todo el Archipiélago) han mantenido esta postura a pesar de que el patrimonio de los tinerfeños (que incluye a los colegiados de El Hierro y La Gomera) es de cinco millones de euros y, por lo tanto, suficiente para poner fin al endeudamiento, en cuyo proceso de pago no consta ningún tipo de retraso. Pero en la Isla también entendían que caminar en solitario beneficiaría a la gestión y a la toma de decisiones. Las cuestiones territoriales tendrán que ser incluidas en un Consejo regional que Vicente Boissier apuntó "habrá que crear".

A pocos pasos de culminar el procedimiento, la aprobación del nuevo estatuto adaptado a las necesidades insulares les acerca aún más al objetivo, a la espera de que el Ejecutivo canario dé el visto bueno y pueda iniciarse el proceso electoral para elegir a la nueva junta directiva del Coagc y, con ello, empezar a caminar por cuenta propia.

Compartir el artículo

stats