Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La institución certifica sus mejoras en la gestión del medio ambiente

Los actuales dirigentes anuncian que las medidas impuestas para el ahorro energético reducen en 10.000 euros la factura del club

Óscar Bergasa.

Óscar Bergasa. ANDRÉS CRUZ

El Real Club Náutico de Gran Canaria ha certificado sus mejoras en el cuidado del medio ambiente y la gestión energética, según comunicó el presidente de la institución, Óscar Bergasa. Del mismo modo, la entidad ha conseguido los avales sobre su gestión de vertidos.

El presidente del Náutico informó que el pasado 2 de febrero el Náutico "ha conseguido por primera vez" las certificaciones de calidad y medio ambiente ISO 14.0001 e ISO 9.001.

Además, se han obtenido distintas certificaciones Oshas respecto a la prevención de los riesgos laborales en el desempeño de la actividad ordinaria del Club. Así como otros avales de calidad complementarios respecto a buenas prácticas ambientales, gestión del consumo energético o control de emisiones.

Bergasa destacó cómo en los últimos meses "hemos impuesto normas de ahorro energético que nos han permitido rebajar la factura habitual que tenemos que pagar".

Así, el mandatario destacó que estas medidas han supuesto un ahorro total de 10.000 euros, sobre un gasto anterior de 80.000 euros anuales. "Y esperamos poderlo rebajar más en adelante".

El interés de los gestores por obtener estas certificaciones se añade a los pagos de las tasas pendientes con el Puerto, el registro de la propiedad del edificio de Alcaravaneras y sus lindes o la solicitud de ampliación del periodo de ocupación del suelo, que se prepara para los próximos meses. Bergasa expresó la voluntad del actual equipo de gestores de regularizar la situación administrativa y garantizar el futuro de la institución en Alcaravaneras.

Lo que parece descartado es el hipotético traslado de la sede del Náutico, de la que se llegó a hablar en años anteriores al proyectarse la ampliación del frente marítimo. Ese escenario parece haberse alejado de forma definitiva durante los últimos ejercicios. Lo que sí pretende la directiva de Bergasa es asegurarse su espacio actual hasta el año 2042.

Compartir el artículo

stats