Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Presente y futuro de una entidad histórica El desarrollo naval en Alcaravaneras

El Club Náutico amplía su varadero para reparar un millar de barcos al año

La entidad prevé incrementar su actividad, coincidiendo con la expansión del sector - La directiva quiere alargar la concesión en el Puerto hasta el año 2042

Colocación del mástil del trimarán 'Arkema-Région Aquitaine', efectuada en el Náutico en abril del año pasado.

Colocación del mástil del trimarán 'Arkema-Région Aquitaine', efectuada en el Náutico en abril del año pasado. JOSÉ CARLOS GUERRA

El incremento de la actividad náutica en la capital grancanaria no solo colma los atraques del Muelle Deportivo y demanda una mayor presencia a las empresas del sector, asentadas en la marina o su entorno. El Real Club Náutico de Gran Canaria, que ya posee un varadero activo en el que atiende a unos 700 barcos al año, prevé ampliar a lo largo de este año estas instalaciones, para reparar un millar de embarcaciones deportivas cada ejercicio. Así lo confirmó su presidente, Óscar Bergasa, que adelantó igualmente los planes de expansión de la histórica entidad de Alcaravaneras.

En lo que atañe al varadero, el Náutico tiene en la actualidad una capacidad para reparar hasta siete barcos a la vez. Navíos de un máximo de 14 metros de eslora y hasta 60 toneladas. La duración media de una asistencia técnica de esta naturaleza oscila entre los dos y tres días.

La intención del actual equipo directivo es la de poder ampliar la capacidad de sus instalaciones, "este mismo año", para que puedan operar con diez barcos al mismo tiempo. Algo que proyectaría su volumen anual de trabajo por encima de las mil embarcaciones.

El Náutico cuenta con su propio personal para efectuar reparaciones de este tipo de naves. Sin embargo, y como es habitual en este sector, en las fechas en las que se producen picos altos de actividad recurre a las empresas especializadas en el sector, ya asentadas en el Puerto de la capital grancanaria o en su Muelle Deportivo.

La calidad de los servicios del Club es contrastada por los encargos que recibe en este campo de las reparaciones. Uno de los más llamativos se hizo público hace casi un año: en abril de 2014 los propietarios del vanguardista trimarán Arkema-Région Aquitaine, accidentado en una regata a doscientas millas de la costa portuguesa, fue trasladado hasta el Náutico.

En aquella ocasión medió el navegante Eugenio Cantero, al que recurrió la estrella de la Náutica francesa Lalou Roucayrol para mediar, a la hora de encontrar el acomodo adecuado para su nave.

El Arkema-Région Aquitaine, de 15 metros de eslora, fue reparado en el astillero del club, en una excepcional y compleja operación: la moderna embarcación, uno de los Fórmula 1 de alta competición en el océano, llegó con el mástil roto. El nuevo fue colocado en las instalaciones de la entidad grancanaria.

Los trimaranes y catamaranes se han convertido, precisamente, en embarcaciones de moda en la Atlantic Rally for Cruisers, la regata que cada mes de noviembre sale del Muelle Deportivo de Las Palmas de Gran Canaria rumbo a Santa Lucía, en el Caribe. Medio centenar de estas naves tomaron parte en la última edición de una cita que ha contribuido a elevar la actividad náutica en la ciudad. La flota que toma parte en esta prueba, y que a menudo anticipa en semanas y hasta meses su llegada a la Isla, es parte importante de la clientela potencial de los astilleros del Náutico.

El Club cuenta en la actualidad con un pantalán para 130 atraques en la marina de la capital grancanaria, más otros treinta propios. En sus dependencias se refugian entre 200 y 300 embarcaciones de distinta naturaleza, aunque generalmente con un uso deportivo. Desde pequeños veleros hasta tablas de surf.

Entre las mejoras inmediatas figuran algunos trámites administrativos pendientes hasta la fecha. Entre ellos, el registro de la propiedad del edificio del club, "que nunca antes se había hecho. Ahora podemos estar tranquilos", apuntó el propio Bergasa.

"Por primera vez, este edificio se ha asegurado su declaración registral", apuntó el mandatario, "después de 52 años por fin tenemos el título de propiedad del Club". Además, recalcó que "tan importante como eso es la definición de los lindes de la propiedad, lo que también supone una garantía para la institución".

Del mismo modo, la entidad trabaja para ampliar el plazo concesional de ocupación del dominio portuario. El Club se asienta en terrenos de titularidad de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, y su actual permiso expira en el año 2027. La intención de los dirigentes es la de extender esta fecha hasta el 2042. Hay que recordar que en 2014 el Ministerio de Fomento autorizó la ampliación de las concesiones portuarias de 35 a 50 años, y el Náutico espera poder acogerse a la medida. Para ello, tiene de plazo hasta el verano.

La entidad también se ha puesto al día con el Puerto, en lo que atañe al pago de las tasas de actividad y ocupación del suelo. Tributos que, precisamente, le permiten ejercer actividades como la reparación de embarcaciones.

La administración portuaria exigía 150.000 euros pendientes de cobro desde el año 2011. En noviembre, La Luz confirmó la puesta al día de las facturas por parte del Club, que de este modo cumple con sus obligaciones pendientes. Hay que recordar que, además de La entidad también paga el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) al Ayuntamiento de la capital grancanaria.

El Real Club Náutico de Gran Canaria cuenta en la actualidad con 6.145 socios. Una de las principales preocupaciones de los actuales gestores de la entidad es la de la renovación de su masa social, cuyo volumen se ha visto afectado por la intensidad de la crisis económica en los últimos años. La directiva calcula que a lo largo de la recesión económica la cifra de socios ha podido bajar en medio centenar de efectivos.

"El principal problema que tenemos en este sentido es el del envejecimiento", convino Bergasa. Para tratar de propiciar una renovación incipiente los gestores han impulsado la creación de veinte nuevas plazas de socios, que podrían ampliarse a 50 en adelante.

Día oficial del Club

Por otra parte, y durante esta misma semana la junta directiva aprobó declarar el 15 de marzo como Día Oficial del Club. Hito que, en esta su primera edición, se conmemorará con un almuerzo en homenaje a todos los ex presidentes vivos de una entidad centenaria. Además, se descubrirá una placa en la fachada del edificio en memoria de Gustavo J. Navarro Nieto, fundador y primer presidente del Club.

Tras la comida se ha programado la ceremonia de entrega de trofeos de los Campeonatos de Canarias de las clases 420 y 29er.

Compartir el artículo

stats