Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un cuarto de siglo de servicio

Cinco trabajadores de la Ciudad San Juan de Dios reciben un homenaje tras cumplir 25 años en la institución

Un cuarto de siglo de servicio

Un cuarto de siglo de servicio

La mañana se presentaba emotiva. El corredor principal, que siempre llama la atención por los coloridos mosaicos que lo adornan, se transforma en el espacio en el que los de la casa se reúnen para celebrar y compartir, en primer lugar, la fe. El hermano José Cárdenas Zafra, superior de la Orden San Juan de Dios en la capital es el encargado de dirigir la ceremonia eucarística en la que se ensalza la vida de servicio. Se resalta la entrega del propio fundador, pero también la de aquellos que, de una manera u otra, continúan con la labor que él emprendió hace más de cuatro siglos, como Yolanda Zerpa, Dolores Sosa, Antonia María Sánchez, Francisco Javier Igeño y Donato Rivero, que cumplen sus bodas de plata como trabajadores de la entidad. Es la víspera de un día grande para la comunidad. Están a punto de clausurar una semana cargada de actos que han girado en torno a la vida del santo, según la gerente de la institución, Rafaela Ariza. Y es que hoy se conmemora el nacimiento y la muerte del patrón de los enfermeros.

Por el hall de entrada van pasando los más rezagados que se unen a la misa. Entre los que llegan unos minutos tarde llaman especialmente la atención un par de asiáticos que, con una enorme sonrisa que no consigue disimular que apenas se están enterando, pasan al lugar de culto con un enorme cheque. "Pertenecen a la Asociación de chinos de las Islas Canarias que ha querido colaborar con nosotros a través de una donación", cuenta José Rodríguez, el director adjunto del centro, que además está pendiente de todos los detalles. Por lo demás, el resto de la celebración transcurre con total normalidad. Antes de la bendición final, tiene lugar uno de los momentos más esperados.

El clima de silencio y oración se quiebra tan solo durante un periodo de tiempo "cortito", pero suficiente para reconocer la labor que, durante un cuarto de siglo, han realizado algunos de sus trabajadores. Es un acto sencillo, pero cargado de significado para aquellos que van saliendo, tras escuchar su nombre, a recoger la insignia de plata con forma de granada (símbolo de la Orden, presente también en su escudo). La primera en recorrer el pasillo flanqueado por sillas es Yolanda Zerpa a quien siguen después otros compañeros como Dolores Sosa, Antonia María Sánchez, Francisco Javier Igeño y Donato Rivero Sánchez. Entre aplausos todos ellos reciben el broche que, de haber habido alguien que se jubilase, también se habría puesto en su solapa, explica la gerente.

Con la eucaristía finalizada llega el momento de compartir la comida. En el picoteo no falta la tortilla de papas, el jamón, la paella o los refrescos, pero sin duda, lo que más abunda es el buen clima que se respira. La mayoría de ellos están unidos por lazos laborales, pero desde fuera cualquiera podría pensar que se trata de una familia. En ese ambiente distendido, el superior de los religiosos se hace de nuevo con la palabra. Ha llegado el momento de desvelar quién ha ganado el concurso anual sobre La vida de San Juan de Dios.

El certamen tiene por objetivo conocer más la vida y trayectoria del santo y, en esta ocasión, ha sido un cuestionario que llegaba por correo electrónico a los participantes cada lunes. Las respuestas correctas puntuaban y, al final, de los 49 trabajadores que se presentaron, el desempate está entre dos. Después de los momentos de tensión pertinentes, se da a conocer a la vencedora. El premio, un viaje a Roma para dos personas, se lo lleva en esta ocasión Josefa María Sánchez, a quien todos llaman Fefi. Loca de contenta, con su sobre en la mano, recibe los vítores de sus compañeros. No es la primera vez que Sánchez se hace con la victoria en esta pequeña competición interna. Otros años también ha logrado ganar otras cosas, ya que los premiso van cambiando, según ella misma cuenta. La forma de participar también es diferente, pasando por la repostería o las manualidades, entre otras cosas.

En esta edición fue el turno de las preguntas que Fefi ha ido respondiendo junto con Pino Sánchez, con quien además se irá a Italia cuando consigan cuadrar las fechas. "Había algunas algo más complicadas porque se referían a fechas concretas que tenías que contrastar", señala la ganadora con respecto a la actividad que han realizado durante un mes y para la que se han apoyado en fuentes bibliográficas propias y, cómo no, "en Internet". Sánchez no solo está "feliz" por haber ganado, también asegura que a ella le encanta implicarse en este tipo de pruebas porque "te ayudan a conocer o a refrescar pasajes y momentos de la vida de San Juan de Dios". Y con esto, "ya terminamos", anuncia el hermano José Cárdenas.

Y es que la semana ha estado cargada de actividades de todo tipo en la que los usuarios de la institución se han visto implicados. Como no podía ser de otra manera, el santo ha sido el centro de atención de talleres de cocina, realización de galletas con forma de granada; así como de ofrendas, cuentacuentos o confección de murales, entre otras, que volverán el año que viene por estas fechas. No obstante, hoy, la comunidad celebra uno de los días grandes.

Compartir el artículo

stats