Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un gancho desde el Risco

El club de boxeo Polonia, situado en San Nicolás, continúa como uno de los símbolos de la zona

En primer término, Aitor Padilla, durante su entrenamiento en el local del Polonia, ayer.

En primer término, Aitor Padilla, durante su entrenamiento en el local del Polonia, ayer. JOSÉ CARLOS GUERRA

Uno de los símbolos del barrio y una fábrica de auténticos campeones. Sus colores azul y amarillo, como la UD Las Palmas, y el resto de elementos que lo caracterizan no pasan desapercibidos y tienen una cierta relevancia en la historia de la ciudad de la que forman parte. El club de boxeo Polonia, situado en el Risco de San Nicolás, en la capital grancanaria, posee un importante significado para los vecinos de la zona, aunque sobre todo para los deportistas y socios que forman parte de él. Pepe Delgado, que lleva 35 años entrenando en este deporte, forma a los 20 chavales de entre 16 y 25 años que acuden a este local por las tardes para prepararse y tratar de llegar lo más lejos posible en el mundo del boxeo, si bien "algunos tienen esto únicamente como hobby", aclara el propio Delgado. El recinto, situado en la calle Guadiana, 9, también hace las veces de club social, y son muchos los vecinos que acuden a la cantina para jugar a las cartas, ver partidos de fútbol... Además, hasta hace unos 20 años, era un conocido punto de encuentro al que "mucha gente venía por los bailes que se organizaban todos los fines de semana, con orquestita y todo; era muy popular", recuerda el entrenador. El objetivo de estas fiestas que tenían lugar en el local era obtener ganancias para poder comprar el material deportivo necesario.

Dado que el club cumplirá, a finales de 2015, 75 años de existencia, se celebrará una velada de boxeo para conmemorar esta efeméride. Asimismo, cada año el Polonia lleva a cabo un homenaje a alguno de los campeones de España, a quienes se les entrega una placa y un trofeo.

"El último que hicimos, estas Navidades, fue a Salvador Domínguez. Vinieron casi 200 personas al acto", comenta Pepe Delgado, que considera que una de las claves para que se haya mantenido a lo largo del tiempo ha sido la labor de los socios, del presidente y de la junta directiva: "Aquí estamos desinteresadamente, y gracias al club podemos continuar esta labor de enseñar este deporte, y gracias a los socios puede seguir adelante", asegura el entrenador.

"Este siempre ha sido un club de mucho ambiente", continúa, "y todos estamos como en familia. Y encima contamos con el 100% del apoyo del presidente y de la junta directiva". Tanto es así que tampoco ve peligrar el futuro de la entidad. "Esto va a seguir adelante, porque incluso los socios están al 100% con el boxeo porque ven la formalidad con la que entrenan los chicos".

Algo que tanto Delgado como Ramón Delgado, su ayudante, quieren dejar claro es el hecho de que el Polonia no es un lugar destinado a "sacar a los chicos de la calle o de algún problema, a pesar de lo que cree mucha gente", sino que la intención que tienen ambos es el de enseñar boxeo "y ya está. Los apoyamos, evidentemente, y se le da una oportunidad a todo el mundo, pero aquí el que viene es para aprender a boxear", añade Ramón Delgado.

Eso sí, reconoce que se preocupan igualmente, hasta cierto punto, que los jóvenes "no dejen de lado sus estudios". De hecho, tal y como aclara el mismo Pepe Delgado, "la mayoría son estudiantes universitarios; es por eso que, como estamos en época de exámenes, ahora mismo no pueden asistir a los entrenamientos todos los que están apuntados".

Los entrenamientos, dirigidos por Pepe Delgado, comienzan en torno a las seis de la tarde y duran unas dos horas: "Lo primero que hacen los chicos es carrera y estiramiento, durante unos 40 minutos. Luego hacemos 20 minutos de física: flexiones, abdominales... Para después hacer algo de gimnasia de cuello, manos y de todo un poco. A continuación comienza la sesión de cuerda, que siempre entra en el calentamiento, y también una sesión de sombras, en las que es como imaginarse que está luchando contra un boxeador. Y ya luego pasamos al saco y el resto de herramientas. Este es, más o menos, nuestro día a día aquí", cuenta el entrenador.

"Llevamos un control muy estricto a nivel médico", prosigue, "y los muchachos tienen que ir al correspondiente reconocimiento médico, se les hace analíticas, se les mira el estado del corazón y también se les hace un TAC para comprobar que están aptos para la licencia federativa".

Por el club han pasado boxeadores que han tenido una cierta importancia en este deporte a nivel nacional, y algunos incluso a escala internacional. Es el caso de David Pulido, que logró en dos ocasiones ser campeón del Mundo Hispano en la categoría de peso superwélter, y también cinco veces campeón de Canarias. Otros como Raúl Bautista, que fue tres veces consecutivas campeón de España y estuvo cinco años en la selección española en la que obtuvo un oro, una plata y un bronce, o Ancor Placeres, bicampeón de España, también formaron parte del Polonia.

Entre la veintena de chavales que en la actualidad pertenecen al club, también los hay que apuntan maneras. John Dickson, de 21 años, compite este viernes en la primera eliminatoria del Campeonato de Canarias, mientras que el año pasado ya logró hacerse con el bronce en el Campeonato de España en peso wélter. "Es el boxeador de moda en la Isla", sostiene Pepe Delgado.

Brian Cuba, de 16 años y también boxeador del Polonia, competirá este año en el Campeo- nato de Canarias en la catego- ría joven. "Ya tengo experiencia porque el año pasado estuve en el Campeonato de España; este año voy a intentarlo otra vez y voy a por todas: a por el oro. Pero lo primero es ser campeón de Canarias, claro", señala Cuba, que agrega que "si el boxeo no formara parte de mi vida no se-ría yo; y en el club muy bien, somos como una familia y no me puedo quejar de los entrenadores que tengo".

Otro de los alumnos de Pepe Delgado, Aitor Padilla, de 23 años, estará este año en el Campeonato de Canarias, en uno de los combate "de relleno", apunta el propio Padilla que confirma que "el año que viene ya participaré; tengo muchas ganas porque el boxeo es una de mis pasiones desde que era chiquitito".

CD Polonia

Aparte del boxeo, el Polonia también llegó a tener un equipo de fútbol que llegó a jugar en Pri-mera División Regional. Era el Club Deportivo Polonia, que en un principio vestía con camiseta blanca y pantalón negro, pero que más adelante pasó a utili- zar camiseta amarilla y panta-lón azul. El equipaje fue cedido por José Perdomo, un comerciante famoso de la época en que nació el conjunto y que quiso apostar por el equipo ya desde sus inicios.

Pedro Morales Alemán, uno de los fundadores del club fue además jugador y directivo durante muchos años. Fue al propio Morales a quien se le ocu- rrió el nombre del club, debido a los conflictos que había en su momento con el país de Europa del Este.

Compartir el artículo

stats