Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto descarta las reparaciones navales en el suelo de Contenemar

La administración resuelve una consulta de la patronal ARN sobre un espacio que se destinará al movimiento de mercancías

La antigua terminal de Contenemar no podrá ser destinada a las reparaciones navales. Pese a que en un principio se había anunciado desde el Puerto el uso polivalente de este espacio (unos 60.000 metros cuadrados), sólo se contempla su concesión a un operador de manipulación de mercancías. La Autoridad Portuaria respondió en este sentido a una pregunta formulada por la Asociación de Reparaciones Navales (ARN), en el transcurso del concurso público abierto para adjudicar este suelo.

"El objeto de la concesión admite actividades complementarias a la manipulación de mercancías", responde en un escrito el director del Puerto, Salvador Capella. "El suelo objeto de dominio público no puede destinarse a instalaciones de reparación naval, ya que estas no tienen vínculo directo alguno con la actividad de manipulación de mercancías", se resuelve en el mismo documento, con el que se pretende aclarar el fin concreto de la licitación.

Esta es la segunda ocasión en la que el Puerto saca a concurso la parcela de la antigua terminal de Contenemar, después de que el pasado verano declarase desierta la convocatoria. Sólo un aspirante expresó su voluntad de ocupar esta concesión: una Unión Temporal de Empresas formada por Gesport Atlantic, Martín e Hijos, Servicios Auxiliares Portuarios de Canarias y La Luz Market. Pero la administración apreció un error de forma en la presentación de la oferta, por lo que decidió no adjudicar el suelo. La UTE recurrió, pero finalmente este enclave ha sido objeto de un nuevo concurso.

Líneas Marítimas Canarias (LCM) y Contenemar fueron expulsadas del recinto en 2012, después de acumular una deuda de 4.2 millones de euros. Las denuncias de la Autoridad Portuaria de Las Palmas destapó en 2013 una supuesta trama de empresas superpuestas en torno al grupo naviero, para evitar el pago de las tasas portuarias. La Agencia Tributaria cerró finalmente meses atrás las indagaciones en torno a la denominada Operación Pancho, a la que se asociaba un desfalco de 40 millones de euros en un total de diez provincias españolas.

Autorización temporal

La antigua terminal de Contenemar en el Puerto ha sido utilizada en parte por la firma Hidramar para reparar los equipos de Oil States, una multinacional especializada en el equipamiento de las grandes plataformas petrolíferas. La compañía canaria ha podido realizar esta actividad con permisos temporales.

El Puerto aún no ha cerrado la actual fase de licitación que adjudicará por un periodo comprendido entre los 15 y los 22 años, en función de la inversión que ejecute el adjudicatario.

Compartir el artículo

stats