Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cita con la cocina en el edificio Miller

Expertos de la gastronomía y la hostelería enseñan al público sus secretos este fin de semana

Cita con la cocina  en el edificio Miller

Cita con la cocina en el edificio Miller

Nuevos productos gourmets, cómo aprender a cortar el jamón, qué especies lleva la cocina libanesa, de qué trata la cocina canaria gastroregresiva, ver un mano a mano entre dos de los cocineros del concurso televisivo Top Chef -Carlos Medina y Víctor Rodrigo- y degustar alguna empanadilla con una cerveza son algunas de las tentaciones que ofrece el Gastrofest, la feria de la gastronomía y de la hostelería que se celebra durante el fin de semana en la trasera del parque Santa Catalina.

El evento, que también incluye cursos de cocina para adultos y pequeños, ponencias, demostraciones así como conciertos musicales, reúne a productores, distribuidores y expertos de la alimentación y la restauración hasta el domingo. Una oportunidad de hacer negocio pero también de que los amantes de la cocina conozcan de cerca cómo trabajan algunos chefs de la Isla y de fuera, aunque tendrán que pagar para poder entrar a la feria.

La feria, que ha sido organizada por empresarios del sector, cuenta con el apoyo del Ayuntamiento ya que Las Palmas de Gran Canaria no quiere perder la oportunidad de convertirse también en un destino turístico grastronómico como lo están siendo otras ciudades del país.

Y es que la gastronomía española está cada vez en alza. Quien lo sabe muy bien es Chano Romero, agricultor y socio de la finca olivarera Los Barros, cuyo aceite y aceitunas en conserva se la llevan los turistas que visitan su almazara. "Las ferias son buenas para crear cultura, para que los canarios vean que también aquí hay productos de calidad", explica tras lamentarse que aún cuesta introducir el aceite de oliva en los hogares isleños.

De la misma opinión es Desireé Galván, comercial de Bodegas Las Tirajanas, cuyos vinos salen con mucha facilidad gracias al turismo alemán y francés que visita las bodegas.

Enrique Castro, dueño de Amazonas, una empresa dedicada a la distribución de vinos de Rioja, Castilla-León y cervezas artesanales, viene a la feria con el objetivo de vender a sus clientes nuevos productos y de hacer nuevos contactos. "El consumo de vino no se puede comparar con la península; que están más acostumbrados, pero cada vez la gente joven entre 30 y 40 años se va acostumbrando a ello. La cerveza artesanal, por ejemplo, con distintos sabores, está teniendo mucho auge", comenta este joven, empresario desde hace dos años y que ha reunido en su stand a un grupo de sumilleres para que prueben sus productos.

Silvia Pérez también es distribuidora, aunque de zuecos aergonómicos para aquellas personas que tienen que estar largas horas de pie como les ocurre a los cocineros, a los dependientes y los profesionales de la medicina. Sus originales dibujos relativos a alimentos, plantas y objetos ya han causado sensación en Carlos Medina, el concursante de Top Chef, que lleva uno de chiles. La joven, que tiene una empresa de venta de artículos originales a medias con Melania Guerra, aunque ambas tienen profesiones aparte, ya ha participado en varias ferias y asegura que son un buen escaparate para atraer clientes.

Compartir el artículo

stats