Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tensión en la cúpula

El Gobierno prepara el relevo del jefe de la policía, que se jubila el próximo año, con la toma de posesión de tres nuevos comisarios

El enfrentamiento que existe desde hace años entre los tres comisarios principales de la Policía Local, Francisco Javier Henríquez, el jefe; Zenón Sánchez Espino y Carlos Saavedra continúa y algunos miembros del cuerpo interpretan el retraso del retiro de Zenón Sánchez, así como el ascenso de tres mandos a comisarios como un intento del Gobierno local por taponar cualquier posibilidad de que Saavedra Brichis acceda a liderar la cúpula policial. Al respecto, señalan que el retraso en la jubilación de Sánchez contraviene la ley, que "exige que para ello deben existir necesidades organizativas, que no es el caso, o que el Plan de Ordenación de los Recursos Humanos (PORH) contemple el reenganche. Y no lo hace". Otras fuentes, sin embargo, consideran que Brichis "ve fantasmas donde no los hay" y que Zenón simplemente ha retrasado su jubilación, con el objetivo de aguantar en el cuerpo hasta que los tribunales fallen un recurso contra la retirada del premio de jubilación, que el Gobierno local ha eliminado junto a otros acuerdos laborales durante este mandato. En concreto, los policías locales percibían un premio al jubilarse de unos 18.000 euros, que ha desaparecido. Esta paga ha sido anulada y recurrida ante los tribunales, como el resto de recortes.

En cualquier caso, el Gobierno municipal prepara en estos momentos el relevo en la cúpula policial, porque dos de los principales comisarios se jubilan de manera inminente. Sánchez ha pedido una prórroga de un año y Javier Henríquez se jubilará en diciembre del próximo año. Henríquez, que acaba de cumplir 45 años de servicio, ha expresado a todo el que se lo ha preguntado que su intención es jubilarse, un escenario que dejaría a Saavedra Brichis como único comisario principal con capacidad para acceder a la jefatura, cargo por el que fue traído por la exalcaldesa Pepa Luzardo para cargarse a Henríquez. Pero todavía está esperando. Esta maniobra de Luzardo, harta de que Henríquez la ninguneara, ha provocado un conflicto irresoluble en la cúpula que muchas veces interfiere en el servicio. Henriquez y Zenón han hecho piña, en contra de Brichis. "A nosotros nos gustaría que los tres jefes tuvieran mejores relaciones y se centraran más en la organización del trabajo, que en vigilarse unos a otros", comenta un agente que no quiere identificarse.

Compartir el artículo

stats