Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Transportes Peroga culpa a su chófer del choque mortal en la circunvalación

"Los empleados sabían que ese camión no se podía usar", asegura el jefe de mantenimiento de la empresa

Transportes Peroga culpa a su chófer del choque mortal en la circunvalación

Transportes Peroga culpa a su chófer del choque mortal en la circunvalación

Estaba todo listo para comenzar, pero un error del Juzgado impidió ayer la celebración del juicio por el accidente en la rotonda de las Américas. El choque, que colapsó los enlaces con la autovía del Norte y el barrio de Guanarteme, causó la muerte de una mujer al quedarse un camión sin frenos en la circunvalación y arrollar una veintena de coches. La conductora falleció atrapada por las llamas, pero en el banquillo no se sienta el chófer del remolque que impactó contra ella, sino el responsable de la empresa de transportes que autorizó el uso del camión ese 13 de marzo de 2012. "Quieren meter a un padre de familia en la cárcel porque no nos dimos cuenta de que ese camión no había pasado la ITV", asegura Rita García, que es administradora de Transportes Peroga SL y hermana del único acusado, Pedro Manuel G. R.

García cree que la causa del siniestro no está en el despiste con la ITV, sino en la actuación del conductor del camión. Por eso considera injusta la petición de cuatro años de cárcel que pesa sobre su hermano. "Quien realmente causó el accidente fue el chófer porque calentó los frenos al no usar el freno motor", replica la administradora de la empresa familiar. "Para nosotros piden una condena y a él le conceden la invalidez permanente por depresión. No entiendo qué justicia es ésta", añade.

Pedro Manuel García suscribe la opinión de su hermana. Añade que ese día estaba en la comunión de su hija y recibió una llamada del chófer porque se le había picado una rueda. "Le dije que cogiera otro, pero no expresamente ese. Teníamos 50 remolques", agrega el responsable del uso y mantenimiento de vehículos en Transportes Peroga SL. "Los empleados sabían que esa plancha no se podía utilizar", subraya.

En cambio, la fiscal de Seguridad Vial, Cecilia Acebal, vincula el fallo de los frenos con el mal estado del semirremolque, que tenía 30 años de antigüedad y llevaba uno fuera de servicio al no haber pasado la inspección técnica obligatoria. La fiscal se apoya en los informes periciales para descartar que el accidente obedezca a una negligencia del chófer del camión.

Por eso reprocha a Pedro Manuel García que autorizase el uso de un vehículo en mal estado, con la única finalidad de no perder un servicio por la falta de camiones disponibles. El semirremolque se quedó sin frenos y chocó contra 17 coches en la GC-23, justo en el tramo de la circunvalación que regula el tráfico entre el barrio de Guanarteme, el túnel de Julio Luengo y la salida a la autovía del Norte, según las conclusiones provisionales del ministerio público.

La Fiscalía acusa a Pedro Manuel de homicidio por imprudencia grave y de otras diez lesiones por imprudencia también grave, delitos por los que solicita una pena de cuatro años de cárcel al estar los hechos vinculados a una misma acción.

La acusación particular, que ejerce Félix Acero Prieto, solicitó la apertura de juicio oral contra el conductor del camión, pero la Audiencia de Las Palmas rechazó la petición y confirmó el auto del Juzgado de Instrucción número 4, que ha llevado la investigación junto a la Fiscalía de Seguridad Vial.

El Juzgado de lo Penal número 2 aplazó el juicio para después del verano debido a un error en la citación de Félix Acero, que representa a la familia de Elena Marrero Gil, la mujer de 41 años que murió en el accidente: sufrió un traumatismo muy grave al chocar el camión contra su coche y golpearla contra 16 vehículos.

Compartir el artículo

stats