Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La capital estrena mandato

Hidalgo aspira a ser alcalde y confía en que no sea un escollo para el pacto

PSOE, LPGC Puede y Nueva Canarias acuerdan un plan de rescate social en los primeros cien días

Pedro Augusto Brito, Javier Doreste, Pedro Quevedo y Augusto Hidalgo

Pedro Augusto Brito, Javier Doreste, Pedro Quevedo y Augusto Hidalgo JOSE CARLOS GUERRA

El cabeza de lista del Partido Socialista Canario-PSOE, Augusto Hidalgo, dejó claro ayer que no renunciará a ser el alcalde de la capital grancanaria, porque es el candidato de la segunda formación más votada y espera que ello no suponga un escollo para cerrar un acuerdo con Las Palmas de Gran Canaria Puede y Nueva Canarias, cuyas negociaciones sobre el futuro programa de gobierno avanzan muy rápidas y sin mayores problemas a la hora de alcanzar acuerdos. El primero de ellos se consiguió ayer y consiste en un compromiso de presentar en los cien primeros días de gobierno un plan de rescate social, con ayudas de emergencia, de vivienda, actuaciones relacionadas con el empleo y los desahucios.

Hidalgo y el cabeza de lista de Las Palmas de Gran Canaria Puede, Javier Doreste, y Pedro Quevedo, de Nueva Canarias, abordaron también los servicios municipales y acordaron llevar a cabo un mayor control en torno a las contratas privadas, un tema que se abordará hoy, en la segunda jornada de la mesa negociadora, que va como un tiro.

En cuanto a los cargos, si quedó alguna duda el pasado lunes, cuando los tres portavoces aseguraron que primero que nada había que alcanzar un acuerdo programático y después se llevaría a cabo el reparto de todos los cargos, Hidalgo la despejó ayer. Recordó que durante toda la campaña ha venido diciendo que aspira a ser el alcalde de esta ciudad y que no renuncia a ello. "Lo único que hemos acordado", sostuvo, "es no ponernos a hablar del tema de los cargos en estos momentos y dejarlo para el final. Las pretensiones mías todo el mundo sabe cuáles son y las hemos dejado claras y aquí nadie ha hecho renuncia de ningún tipo. Sólo hemos dicho que vamos a dejar de hablar de esta cuestión y posponerla para el final".

En relación con el programa, Augusto Hidalgo señaló que si se repite la tónica de coincidencias alcanzada con el bloque de políticas sociales, se podría hablar de un acuerdo antes del próximo fin de semana.

La primera ronda negociadora, que tuvo lugar en la sede de Nueva Canarias, duró cuatro horas. Por el PSOE, que ha obtenido siete concejales en las elecciones, acudieron, además de Augusto Hidalgo, el secretario general de los socialistas, Sebastián Franquis, y la número cuatro en la lista al Ayuntamiento, Encarna Galván.

Por Las Palmas Puede, que ha obtenido seis concejales, acudió, además del cabeza de lista Javier Doreste, el número 27 de la candidatura, Pablo Campos. En representación de Nueva Canarias, que se mantiene en el Ayuntamiento con dos concejales, acudieron los ediles electos Pedro Quevedo y José Eduardo Ramírez y el secretario de Organización del partido, Pedro Augusto Brito; María del Carmen Reyes, número tres de la lista, y Heriberto Dávila, el número cuatro.

"Hemos avanzado más de lo que pretendíamos", aseguró Hidalgo al término de la primera reunión, "porque la idea era que cerráramos sólo el bloque de políticas sociales, pero además hemos abordado el 50% de los servicios públicos y yo creo que mañana [por hoy] lo podremos zanjar y avanzar" en otras áreas. Según Hidalgo, "el ambiente ha sido muy bueno, de confianza absoluta y los elementos que podían ser más complicados los hemos tratado y hemos conseguido llegar a puntos en común".

Los negociadores han establecido el "mínimo" de actuaciones que contemplará el plan de rescate ciudadano, aunque éste no tendrá ficha financiera hasta que tomen posesión del Gobierno y conozcan cuál es el estado de ejecución del presupuesto municipal y el margen de maniobra que tienen para este año. "La idea", añadió Hidalgo, "es que en los primeros cien días tengamos capacidad de presentar un plan específico con financiación concreta ante la opinión pública. Ahora no sabemos cuanto han ejecutado desde que empezó el año. No estamos gobernando y no tenemos el control de los recursos en estos momentos".

El nacionalista Pedro Quevedo expresó la necesidad de fijar una ficha financiera, una vez se conozca el presupuesto, porque "si no, sería un brindis al sol. Hemos dedicado un tiempo a los desahucios, que a todos nos preocupa especialmente. Hemos hablado de cuál es el papel del Ayuntamiento a la hora de generar empleo y su dependencia de otras administraciones y la necesidad de pelear para obtener otros recursos", destacó. De momento, los negociadores sólo tienen claro que "tendrá más recursos" que lo que destina el Partido Popular a políticas sociales.

Javier Doreste, portavoz de Las Palmas Puede, el único partido que ha puesto sobre la mesa la necesidad de destinar este año tres millones al plan de choque de rescate social, destacó que "se ha avanzado muchísimo en el bloque social. Queda algún fleco que se va a cerrar mañana [por hoy] y creo que no va a haber problemas con ello, porque son cuestiones de redacción".

También se ha avanzado muchísimo, resaltó, "en el asunto de los servicios públicos, pero lo más importante", añadió, "es que sobre todo hemos estado construyendo un clima de confianza y de credibilidad, buscando siempre los puntos comunes para lograr que esta ciudad tenga tres parámetros imprescindibles: vivienda digna, trabajo digno y una sostenibilidad desde el punto de vista medioambiental. Creo que ahí se ha avanzado bastante". La negociación del programa de gobierno gira en torno a seis grandes bloques. El primero, de asuntos sociales, ya se debatió ayer. Hoy se espera cerrar el acuerdo en torno al segundo bloque, dedicado a los servicios públicos, y avanzar en el tercero, dedicado a participación y barrios. Los otras tres áreas son sostenibilidad, cultura, patrimonio y deportes y organización y funcionamiento.

Compartir el artículo

stats