Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fin de fiesta en el 'Tornado'

El Buque de Acción Marítima abre sus puertas a los civiles para festejar el Día de las Fuerzas Armadas

Un grupo de visitantes atentos a las explicaciones de un marino, en el interior del buque.

Un grupo de visitantes atentos a las explicaciones de un marino, en el interior del buque. JOSÉ CARLOS GUERRA

"¿Quién se va a quedar esta noche a dormir en el barco?" La pregunta la hacía ayer el brigada contramaestre del Tornado a los más pequeños que subían a bordo del Buque de Acción Marítima (BAM), atracado en el Arsenal de Las Palmas, en la jornada de puertas abiertas que la Armada celebró ayer con motivo de la celebración del Día de las Fuerzas Armadas. El patrullero dejaba mudos a los visitantes y el marino, buzo de profesión, obtenía la callada por respuesta. Tan solo Álvaro, con 6 años, iniciaba la batería de preguntas sobre qué era esto y aquello, señalando a un walkie talkie y a una manguera de incendios. A punto estaba de señalar con su dedo a un tercer objeto de la bodega cuando su padre tuvo que hacerle una señal y decir que parara. La visita no había dado comienzo pero el material que guardaba el barco ya despertaba la curiosidad del pequeño y de todos los presentes. No en vano visitaban uno de los patrulleros más modernos que posee actualmente el Ejército español.

El buque, engalanado para la ocasión junto a sus compañeros Meteoro y Rayo en el Arsenal de Las Palmas, recibió ayer la visita de más de 140 personas por la mañana, principalmente familias con niños, aunque el barco estuvo abierto también por la tarde. Con la jornada de puertas abiertas a la ciudadanía se ponía fin a los actos y actividades que se han celebrado a lo largo de toda la semana en la Isla para festejar el Día de las Fuerzas Armadas, que se celebra el 6 de junio desde 1978, y cuyo máximo exponente tuvo lugar el pasado jueves en el parque de San Telmo con una exhibición de material bélico de todos los cuerpos del estado que participan, principalmente, en la defensa de nuestro territorio y de sus ciudadanos.

La ciudad se unía así a otros puntos del país donde a lo largo de esta semana se han desarrollado más de 270 actividades deportivas, exhibiciones, jornadas de puertas abiertas, juras de bandera y desfiles, entre otros eventos, y que culminaron ayer en Madrid con el tradicional desfile militar de las Fuerzas Armadas con la presencia de los Reyes de España.

Un reproductor de diapositivas, en el que se describían las características técnicas de los BAM, las misiones que realizan así como algunas imágenes sobre sus operaciones diarias de abordo y en acciones internacionales recibía a los visitantes en la bodega. Ala espera de recorrer el patrullero, que se entregó a la Armada en el año 2012 tras su construcción en los astilleros de Navantia en San Fernando (Cádiz), el brigada daba algunos datos sobre el patrullero e insistía en que cualquier curiosidad sería atendida.

"El Tornado cuenta con 52 personas, entre ellos unas diez mujeres. Cuando vamos a misiones más complicadas nos acompaña un grupo de infantería de marina. La dotación es casi toda de Canarias, aunque quedan algunos gallegos como yo que no queremos dejar la Isla", explicaba con soltura y gracia a los presentes.

"¿Qué límite de comunicación tiene?", le preguntó un padre de familia para saber hasta dónde llega la cobertura cuando salen a alta mar para hablar con tierra. Y el marino puso en marcha otro chascarrillo para que todo el mundo lo entendiera. "Hace año y medio estábamos en Madagascar , en el puerto de Antsiranana, y llamaba: Mamá, el arroz a la cubana aquí no sabe igual", dijo para indicar que los satélites han hecho mucho para comunicarse con la patria a pesar de estar navegando casi al otro lado del planeta.

"¿Pero las aguas territoriales?", insistía el visitante para conocer cómo un buque de guerra puede recibir órdenes estando fuera de sus aguas territoriales. "Somos como Españoles por el Mundo [en referencia a un programa de televisión ] pero con Naciones Unidas", subrayaba el brigada para hacer ver que en las misiones internacionales en las que participan cuentan con el máximo aval político.

Los BAM colaboran, principalmente, en la defensa de los buques pesqueros que faenan en otros territorios contra la piratería, contra el tráfico de armas y de personas así como de drogas que se mueven en el siglo XXI vía marítima.

El coste de mantenimiento de estos barcos es además reducido, según la Armada, puesto que no necesita demasiado personal para su funcionamiento para las prestaciones de servicio que ofrece tanto en operaciones militares como en tareas de cooperación y salvamento. Un aspecto que, sin embargo, difiere con algunos miembros de la tripulación más básica. Así lo señaló uno de los marinos que actuaba de guía que, ante la pregunta de si vivían muy apretados en el buque, éste concreto que eran pocos en el barco pero que haría falta más gente. "Este barco puede navegar con menos gente que la que hay ahora, incluso con dos, pero nadie sabe las tareas que hay que hacer a diario aquí dentro. Somos pocos para ello", afirmó.

La Armada cuenta hoy en día con 24 buques en la mar y más de 2.100 personas navegando o trabajando fuera de sus bases en misiones como las mencionadas, instruyendo a ejércitos de otros países, formando a oficiales y realizando cualquier otra acción que les encomienden. Un ejemplo de ello son las labores de limpieza que está realizando el Meteoro , gemelo del Tornado, en el sur de Gran Canarias desde hace unas semanas tras el hundimiento del petrolero ruso Oleg Naydenov, lleno de fuel.

En el caso del Tornado , el buque llegó el pasado mes de abril del océano Índico a Las Palmas de Gran Canaria, donde tiene su base de operaciones, tras participar cuatro meses en la operación Atalanta, donde se pone freno a la piratería en la zona del cuerno de África. Entre las actividades que realizaron los marinos y un cuerpo de infantería que estuvo a bordo figuró la asistencia humanitaria a un barco iraní que estaba a la deriva así como patrullar el corredor internacional de tránsito recomendado para los buques de pesca que faenan en el área. A finales de mayo, regresó también del mismo punto del planeta el patrullero homóloga Rayo, tras seis meses fuera del Arsenal de Las Palmas.

Visita corta

La visita al barco fue bastante corta porque tan solo se pudieron visitar las dos cubiertas y el puente de mando. En ellas, los visitantes tuvieron la oportunidad de observar el material bélico de que dispone la patrullera como el cañón de 76 milímetros que tiene un alcance de 17 kilómetros y que puede ser guiado manual y automáticamente, los detectores de antimisiles y el resto de ametralladoras.

Para los más pequeños, sobre todo para los que no llegaban al cuadro de mandos del puente desde donde se dirige el patrullero, lo más emocionante fue subir y bajar las pendientes escaleras de metal entre uno y otro nivel del barco.

A pie de barco, se encontraban dos oficiales de la Armada para informar a los que quisieran ingresar en el cuerpo. En este sentido, el pasado 8 junio se publicó en el Boletín Oficial del Estado la oferta pública para enrolarse en las escalas de tropa y marinería en toda España para los tres ejércitos. Un total de 2.000 plazas convocadas para hacer frente a las necesidades de defensa del futuro.

Durante la jornada de puertas abiertas, los visitantes también pudieron acercarse al Museo Naval que hay en el mismo Arsenal, donde aparte de enseñas, piezas de navegación, maquetas de barcos, insignias, metopas y material béli- co, entre otros objetos, descubrieron imágenes fotográficas que relatan la relación de la ciudad con la Base Naval, cuya construcción data de 1943.

Una de las fotos más antigua que se vieron fue una plaza de Santa Ana abarrotada de militares y civiles durante una misa de campaña con motivo de su marcha hacia la Guerra de Cuba (1898). Entonces, como ahora lo es para muchos barcos, el Archipiélago era el último punto de abastecimiento antes de emprender el viaje hacia América. Relacionada con el desastre que fue para España la pérdida de la última colonia, en el museo se conserva el mantel de la cámara del comandante del cañonero Guantánamo, que fue utilizado con bandera blanca para parlamentar con las fuerzas navales de Norteamérica al final de la Guerra de Cuba. Así rezaba en la leyenda.

A la curiosa imagen de la misa de campaña, los visitantes descubrieron otras como la edifica- ción de la Comandancia de Marina, en 1918, frente a la plaza de La Feria; la construcción del mismo Arsenal (1943); los polvorines de Guanarteme y de La Isleta (1947) y las vistas de un Istmo, Base Naval y el Puerto de los primeros años 60 y 70 que dejaron perplejos a los visitantes.

Compartir el artículo

stats