Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Centro logístico Nuevo acuerdo

El Programa Mundial de Alimentos abre un centro de formación en la ciudad

La Autoridad Portuaria firmará un convenio de colaboración con el Ayuntamiento, el Cabildo insular, Casa África y la propia organización humanitaria en la capital

Luis Ibarra, Augusto Hidalgo y Pablo Yuste, ayer, en la base logística del PMA en la ciudad.

Luis Ibarra, Augusto Hidalgo y Pablo Yuste, ayer, en la base logística del PMA en la ciudad. SANTI BLANCO

Las Palmas de Gran Canaria albergará un centro de formación en ayuda humanitaria para los trabajadores de todas aquellas organizaciones que colaboran con el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas. Una iniciativa cuya puesta en marcha tendrá lugar en unos meses, tras la rúbrica de un acuerdo entre la Autoridad Portuaria, el Ayuntamiento capitalino, el Cabildo insular y Casa África -donde además se llevarán a cabo alguno de los cursos-. "Es una oferta que vamos a lanzar a todos nuestros socios", manifestó Pablo Yuste, director del centro logístico de la ciudad que ayer visitó por primera vez como alcalde Augusto Hidalgo. "Queremos que esta sea la referencia internacional para todas las organizaciones de la ONU que trabajan en el reparto de ayuda humanitaria", apostilló el regidor.

Toneladas de alimentos

Junto al presidente de la Autoridad Portuaria, Luis Ibarra, el regidor recorrió ayer las instalaciones del PMA donde actualmente hay almacenadas 16.000 toneladas de productos alimenticios entre los que se encuentran productos para niños en avanzado estado de desnutrición, arroz, aceite o un preparado de maíz y soja. Además de esto Hidalgo pudo conocer de primera mano la labor realiza en la capital esta agencia humanitaria y cómo desde el Puerto de La Luz se envían regularmente miles de toneladas -38.000 en lo que va de año-, principalmente a países africanos afectados por conflictos bélicos o epidemias como el ébola. De hecho, en unos días, a Camerún llegarán 6.500 toneladas comida.

Fue también en esta visita donde el alcalde anunció que el Consistorio y el Puerto ultiman estos días el convenio con el que se va a presentar la propuesta para que Las Palmas de Gran Canaria se convierta en sede del centro formativo a nivel mundial del PMA. "Como dice el presidente de la Autoridad Portuaria, las instalaciones para albergar ese centro formativo ya las tenemos aquí mismo, en el Puerto", explicó. Y no solo se harán uso del salón de actos o del edificio de la Zona Franca, Casa África también será el lugar donde se realicen algunos de los cursos y actividades formativas. "También contamos con el apoyo del Cabildo en este objetivo que convertiría a la capital grancanaria, que ya es una de las únicas seis ciudades del mundo base logística del PMA, en un referente mundial en la formación de los técnicos que trabajan con la ayuda humanitaria a países en dificultades", apostilló Hidalgo.

Asimismo, el primer edil defendió que "España debería incrementar el cupo de refugiados que está dispuesta a acoger y demostrar solidaridad con aquellos países que se encuentran en situación de conflicto", como Siria.

El munícipe lamentó "la "falta de sensibilidad" de los gobiernos europeos y español ante la crisis humanitaria que se ha generado en las fronteras de la UE, en las que se agolpan miles de refugiados sirios e iraquíes". Y resaltó después que "es un orgullo para la ciudad contar con este tipo de instalaciones destinadas a ayudar a los que más lo necesitan , sobre todo ahora, en un momento en el que, desgraciadamente, en Europa se debate cómo impedir la llegada de refugiados que llegan huyendo del caos y de la muerte, de una situación de guerra de sus países en la que, no olvidemos, está implicada Occidente".

Por su parte, Pablo Yuste, actualmente la prioridad del centro canario del PMA es la posible sequía que sufrirán algunos países africanos como consecuencia de El Niño. Un fenómeno meteorológico que ocurre cada tres a siete años y que provoca un calentamiento inusual del agua que se extiende por la superficie del Océano Pacífico. Según la página web del Programa Mundial de Alimentos, El Niño comenzó el pasado mes de marzo y será aún más fuerte para finales de año. Esto podría afectar el próximo 2016 a la seguridad alimentaria en gran escala de aquellas poblaciones cuya supervivencia depende de la agricultura y la ganadería. Asimismo, el peor impacto será para las comunidades que ya sufren los estragos previos de malas cosechas y tal y como anuncia la organización, este fenómeno podría ser el más intenso de las últimas tres décadas.

Compartir el artículo

stats