Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Rehoyas aplaude la rebaja del IBI

Los vecinos de la zona beneficiarios de la medida aprueban la variación realizada por el Consistorio

Vista parcial de la calle Santa Luisa de Marillac, en Las Rehoyas, ayer.

Vista parcial de la calle Santa Luisa de Marillac, en Las Rehoyas, ayer. ANDRÉS CRUZ

Aprobación general en Las Rehoyas entre los beneficiarios de la rebaja del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para el próximo año anunciada por el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, el pasado lunes. Entre los vecinos del barrio capitalino a los que favorece esta medida y que fueron consultados por este periódico, la mayoría la ve con buenos ojos. Estas y el resto de familias de la capital cuyas viviendas tengan un valor catastral igual o inferior a 20.000 euros, podrían optar a abonar entre un 75% y un 100% menos del IBI; en total, son unas 23.000 familias de la capital con escasos recursos económicos las que podrían acogerse a esta rebaja. Es el caso de Javier Santana, residente en la calle Santa Luisa de Marillac, al que le parece "estupendo", puesto que "ayuda sobre todo a la gente con menos recursos económicos como son, por ejemplo, los de este barrio, ya que aquí vive gente humilde y muchos de ellos, además, están en paro".

Algo similar expone Juan Márquez, que regenta un negocio en la misma vía de Las Rehoyas: "Esto le viene muy bien a personas con bajos recursos. Todo lo que sea para el beneficio de personas humildes, y encima aquí hay muchas familias numerosas, es positivo", valora Márquez.

Como el de ellos es el sentir de gran parte de los vecinos de la zona, aunque otros sacan la puntilla al asunto. Por ejemplo, Carmen Rodríguez, residente también en la calle Santa Luisa de Marillac, quien explica que "si pago unos 62 euros de catastro al año, como es mi caso, tampoco es tanto lo que me voy a ahorrar".

"Que se dejen de rollos", prosigue, "y que tiren casas como estas, que se están cayendo a cachos, y nos construyan viviendas dignas". "¿Reformarlas", se pregunta Rodríguez, "¿para qué? ¿Para que hagan una chapuza? Tenemos humedades y un montón de problemas más en estas casas que ya tienen sus años; lo que procede es que se vuelvan a edificar", opina.

Con el fin de determinar qué viviendas del municipio se beneficiarán de esta rebaja en el IBI, el Área de Economía y Hacienda del Consistorio tendrá en cuenta tres tipos de índice. Uno de ellos, el ya mencionado, es el del valor catastral de la vivienda, que deberá ser igual o inferior a 20.000 euros. Estos hogares, que actualmente pagan de IBI una media de 111 euros, se concentran en mayor medida en los barrios de la capital donde abundan las viviendas sociales, como Escaleritas, Las Chumberas, Schamann, La Isleta o el mismo de Las Rehoyas.

Otro de los requisitos será el del desempleo unido a la renta de las personas empadronadas en estas viviendas; en Las Palmas de Gran Canaria hay registrados casi 50.000 vecinos desempleados. Asimismo, se tendrá en cuenta el factor social de las familias propietarias de las casas con menor valor catastral. En este sentido, se tratará de averiguar qué hogares son los más vulnerables y, por consiguiente, beneficiarios de estas ayudas.

Aunque son más de 23.000 familias las que optan a beneficiarse de esta medida y de que su aplicación costará entre 2 y 2,5 millones de euros al Ayuntamiento, Hidalgo aclaró el lunes que no habrá consecuencias negativas para el resto de la población. En otras palabras, que la reducción del IBI para aquellos que tienen menos recursos económicos no supondrá un aumento tributario.

La rebaja del IBI se llevará a cabo el próximo año de manera directa por parte del Consistorio, si bien serán los futuros beneficiarios quienes firmen una autorización para ello previamente.

Compartir el artículo

stats