Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los primeros de la ARC

Los ingleses Steve y Teresa Arnold llegan a la ciudad dos meses antes de que comience la regata entre la ciudad y Santa Lucía

Steve y Teresa Arnold, en la cubierta de su velero, 'Magritte', atracado en el pantalán K del Muelle Deportivo.

Steve y Teresa Arnold, en la cubierta de su velero, 'Magritte', atracado en el pantalán K del Muelle Deportivo. SABRINA CEBALLOS

Se llaman Steve y Teresa Arnold, tienen 52 y 51 años, respectivamente, y son de Shropshire, en Inglaterra. Esta pareja tiene el honor de ser una de las primeras que llega al Muelle Deportivo de Las Palmas de Gran Canaria para preparar la regata Atlantic Rally for Cruisers (ARC), que dará el pistolezo de salida el próximo 8 de noviembre en la capital para cubrir el trayecto con la isla caribeña de Santa Lucía. Durante estos días disfrutan del sol de la ciudad, a la espera de la llegada de más de 250 embarcaciones que participarán en la competición.

Subidos a bordo del velero Magritte, de 18 metros de eslora y 2 de manga, Teresa apunta que el madrugón se debe al predominio del mal estado de la mar en el golfo de Vizcaya durante los meses de octubre y noviembre. "Hemos decidido venir ahora para así estar más tranquilos", indica Steve mientras despliega un mapa con la ruta que han realizado durante las últimas semanas. Partieron el pasado 16 de agosto del puerto de Fawley, al sur de Gran Bretaña, y el 24 del mismo mes arribaron a la dársena de embarcaciones menores. Desde entonces, aguardan a la llegada de los otros dos componentes de la tripulación haciendo vida en el interior del buque y aprendiendo algo de castellano. "Sólo sé un poquito", dice entre risas Teresa. De la Isla destacan la amabilidad que han recibido hasta ahora y el tiempo, que ya conocían de las pasadas navidades que pasaron en Gran Canaria para ir conociendo el terreno.

Para ambos es su primera incursión en la ARC, que "más que una carrera es una aventura", afirman. Y es que lo hacen, comenta Steve, como si fuera una etapa más de su viaje alrededor del mundo que les llevará un tiempo aproximado de dos años. "Quizás tres", replica el patrón del velero, que dice que aún no tienen los plazos establecidos. Después de su participación en la carrera, el viento les llevará a Panamá, las Islas Galápagos o Australia, adonde llegarán a la ciudad de Mackay en aproximadamente un año para así bucear sobre la barrera de coral.

Pero antes está la carrera. A su lado, otro de los buques participantes aguarda al inicio de la competición. "Son suecos, pero vinieron, dejaron el barco, y creemos que se han vuelto a su país" para pasar estos meses antes del inicio de la carrera, alegan. Al muelle también han arribado otras dos embarcaciones más, que han izado la bandera de la ARC en lo alto para que se les identifique del resto de veleros que duermen todas las noches en esta zona de la capital grancanaria. En cuestión de días serán casi mayoría. Gran parte de los participantes irán llegando durante el presente mes y, sobre todo, en octubre, para preparar los últimos aparatejos de cara a la gran aventura que supone cruzar la inmensidad del Océano Atlántico.

Compartir el artículo

stats