Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Rodríguez: "La guagua exprés es como el tranvía de Tenerife, pero vale 200 millones menos"

El Director general de Guaguas Municipales, aboga por la creación de este rápido medio de transporte para la ciudad

Usted ha asegurado que la BRT ahorraría ocho millones anuales a la ciudad, ¿Cómo se produciría ese ahorro?

La puesta en marcha del BRT no supondría una mejora del servicio sólo en la parte baja de la ciudad, afectaría al conjunto del sistema de transporte público, porque forma parte de un proyecto de reordenación de la totalidad de la red de guaguas que posibilita que mejoremos la frecuencia en la gran mayoría de barrios de la ciudad. Con la BRT se van a ver beneficiados no sólo los que viven en la zona baja sino la gran mayoría de los habitantes de los barrios en donde opera Guaguas. Hemos calculado cuanto nos costaría mejorar las frecuencias de las líneas con el sistema tradicional, que es poner más conductores y más guaguas. Eso requeriría poner 70 servicios diarios más. Con la BRT, además de una mejor frecuencia, tendríamos otros avances en el servicio, porque tiene una plataforma exclusiva, prioridad semafórica, paradas en condiciones para entrar y salir a mayor velocidad. En definitiva, tiene una calidad de servicio mucho mejor que ahora.

¿Cuánto costaría aumentar esos 70 servicios y cual es el presupuesto de la guagua exprés?

Poner en marcha estas 70 unidades costaría cuatro millones al año, a lo que habría que añadir tres millones, porque el incremento de viajeros sólo sería de un 5%, porque no sería tan atractivo, mientras que con el BRT, el incremento sería de un 21%. Eso es lo que nos da ese ahorro entre comillas de 8 millones, que en realidad no es un ahorro sino una mejora de resultados. Obtendríamos ocho millones menos si incrementáramos las frecuencias con el modelo tradicional. Si multiplicas ocho millones por veinte años, son 170 millones y el BRT requiere una inversión de 96,5 millones, con lo cual es más favorable esta última opción y encima damos un salto cualitativo al servicio. Nos estamos planteando también que los vehículos del BRT sean híbridos, para beneficiarnos de otras ayudas europeas. Este sistema es la fórmula más barata. El Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) contempla dos medidas básicas relacionadas con el transporte público, una es la remodelación de la red de líneas, que acometimos en 2013, y montar un sistema de alta capacidad en la zona baja de la ciudad. En esta zona hay 9,91 millones de viajeros que viajan en la línea 1, la 2 la 12 y la 17.

¿Y ese 21% de incremento de viajeros con la guagua exprés cuánto sería en cifras?

La BRT llegaría a tener 14 millones de viajeros aproximadamente, según la estimación que se hizo en su momento, pero al mejorar la conectividad de todos los barrios, otras líneas mejorarían su frecuencia. Ahora tenemos 30 millones y medio de viajeros, con lo que ganaríamos unos seis millones.

¿Cuánto se tardaría en rentabilizar los 96,5 millones que cuesta la guagua exprés?

Habría que hacer los estudios, pero además de la rentabilidad económica en exclusiva, estamos hablando de la rentabilidad social y de las externalidades positivas que traería consigo. El proyecto contempla la mejora de la movilidad y también de la ciudad y sería rápidamente amortizado. Además, el análisis coste-beneficio no sólo hay que hacerlo desde el punto de vista económico, sino social y medioambiental. En cualquier caso, el camino hacia una mejora del transporte público es algo que se está acometiendo en todas las ciudades. Madrid, por ejemplo, está tomando medidas bastante potentes en la mejora del transporte público, porque Europa le ha abierto un expediente por contaminación. Las directivas de Europa nos obligan a hacer una ciudad habitable, en la que el mayor peso lo tenga el ciudadano y el transporte público y luego el vehículo privado. Lo que no puede ser es que el vehículo privado tenga una presencia tan grande en Las Palmas y el transporte público, sólo un 13%. Para poder dar ese salto, hay que hacer inversiones de esta naturaleza, con la que el transporte público alcanzaría un porcentaje de un 20%. Además, mejorará el medio ambiente y hará una ciudad más atractiva y más habitable.

¿Y cómo está la cuestión de la financiación, se han conseguido ya los fondos europeos y de las demás administraciones?

No. Ahora estamos trabajando en el proyecto. El Ayuntamiento ha visto que es bueno para la ciudad y estamos empezando a ver cuales son las fuentes de financiación. Hemos hecho una primera toma de contacto con el Banco Europeo de Inversiones, que ha sido favorable. Nos han dicho que es un proyecto que cumple los requisitos para aportar financiación. El Banco Europeo pagaría el 50%, con lo cual el resto lo tendríamos que obtener de otras administraciones públicas y de fondos europeos. Estamos empezando a caminar con la convocatoria de fondos europeos del periodo 2015-2020, que está pendiente de abrirse. Estimamos que, como mucho, podríamos conseguir doce millones de euros de esos fondos, que se sumarían a los 50 millones del Banco Central Europeo. Y el resto tendrían que ponerlo el Ayuntamiento, el Cabildo de Gran Canaria, la Comunidad Canaria y el Gobierno de España. Los proyectos que se han hecho en otras ciudades españolas son mucho más caros, para conseguir resultados similares.

¿Como el tranvía de Tenerife?

Sí, los parámetros del tranvía de Tenerife son muy parecidos a los del BRT. Tiene aproximadamente doce kilómetros de recorrido y doce millones de viajeros. Nosotros tendríamos 12,7 kilómetros y en torno a 13-14 millones de viajeros. El coste del tranvía ha sido de 300 millones y éste, 96,5 millones. Este es un sistema mucho más eficiente desde el punto de vista económico, porque aquí no está tanto en el modo como en la plataforma. Para ser eficiente, poder ser puntual y llegar a la parada a la hora no es tan importante el vehículo que uses como tener una plataforma exclusiva que tenga prioridad en los cruces y en los semáforos. Eso permite tener una velocidad comercial de 21 kilómetros, igual que el tranvía de Tenerife. La guagua tiene en torno a 12-13 kilómetros por hora. Mejoraría el tiempo, pero sobre todo la puntualidad y la frecuencia, porque ahora mismo las guaguas ocupan la misma vía que el resto de vehículos, salvo que vayas por el carril bus, y si hay un atasco nos quedamos ahí atrapados como todos. En cambio, con una vía reservada, podemos garantizar una frecuencia y una puntualidad, que de otro modo es imposible. El BRT sería como un tranvía, pero sobre ruedas.

¿Y no se conseguiría el mismo objetivo y sería más barato aumentando los carriles bus?

El problema es que el carril bus se utiliza por más medios de transporte. Además, si llenas de carriles guaguas la ciudad, al final terminan cruzándose y ¿a cual le das prioridad?. Aquí está clara la prioridad del BRT sobre todos, porque tenemos que garantizar la frecuencia y la puntualidad. También tenemos que mejorar la percepción de la calidad del transporte público. Que sea una opción razonable en la que uno puede pensar a la hora de desplazarse, aunque tenga su coche.

Ustedes plantean la BRT en la parte baja de la ciudad, donde mejor funciona el transporte público. ¿Por qué no se han proyectado una guagua exprés a Ciudad Alta, por ejemplo, o a Tamaraceite?

Un sistema de alta capacidad como el BRT sólo se puede instalar en un sitio en el que haya demanda suficiente que justifique la inversión. Y el único corredor de Las Palmas donde hay esa demanda es el corredor de la zona baja. Tienes que tener al menos doce millones de viajeros. Tienes que tener en hora punta al menos 4.000 viajeros por hora y sentido y donde único se da eso es en la zona baja de la ciudad. Si se diera en la zona de Tamaraceite o en otras zonas, no tendríamos problema en plantearlo. Un metro, en lugar de poder transportar 4.000 viajeros por hora y sentido puede llevar 8.000, porque la BRT lo más que te lleva son 200 personas. En cambio un tranvía, le puedes poner más vagones y llegas a 380 viajeros.

¿Cuántos vehículos tendría y cuánto personal?

En principio, está previsto que sean quince. Con los mismos conductores haríamos el servicio porque la línea 12 desaparecería. Contrataríamos a 16 personas más, porque la gente tiene que pagar fuera y cancelar dentro. El conductor ahí no cobra. El BRT pasaría cada cinco minutos.

¿Y por qué no llega a Jinámar?

Donde se justifica el coste y donde podemos hacerlo es desde Manuel Becerra hasta Hoya de La Plata. De Hoya de La Plata hasta Jinámar hay un discontinuo urbano y aumentaría la duración. No hay demanda suficiente que justifique el incremento de coste.

En el mejor de los casos, ¿Cuanto podría entrar en funcionamiento?

El tiempo de ejecución es de cuatro años. Se puede hacer en dos, pero si no quieres colapsar la ciudad, habría que abordar los trabajos por fases. Hay que hacer obras de soterramiento en varios puntos: el paso desde la Vega de San José hasta la zona este de la Avenida Marítima, en dirección al Puerto; para atravesar Bravo Murillo; para pasar por debajo de Santa Catalina y para entrar a la estación de Hoya de la Plata, que lo haríamos por debajo de un solar municipal situado en frente de Carrefour, que está previsto que se convierta en plaza pública.

¿En su día se habló de que en las paradas se harían aparcamiento y pequeñas zonas peatonales no?

No, lo que hay que hacer es una zona de aparcamiento. Algunas paradas se hacen en isletas, cuando el BRT circula por el centro de la vía; y otras se ubican en los laterales. El tratamiento de las paradas tiene que ser muy específico, porque el BRT se conecta con el resto de la red de guaguas mediante los transbordos. Hay que posibilitar unos tránsitos peatonales que sean sencillos, para que ese transbordo se haga en condiciones y los sitios de espera sean razonables. En otras ciudades, el tranvía se ha diseñado a espaldas del resto del transporte público y muchas veces se hacen la competencia, con lo cual se hace ineficiente. Los dos sistemas serían gestionados de forma coordinada.

La remodelación de la red de líneas de hace dos años ha mejorado el servicio, sobre todo en la parte baja, pero todavía quedan asignaturas pendientes como las conexiones con el Cono Sur o el distrito de Tamaraceite, ¿Cuándo se abordarán esas mejoras?

Hay una nueva línea con el Mercado de Las Palmas que no tiene un gran uso, pero está funcionando como respuesta a una demanda planteada. El Cono Sur es una zona complicada para los transbordos porque las aceras no tienen el ancho suficiente. Geursa está realizando obras que mejorarán la espera con la instalación de marquesinas. Lo que sí es cierto es que hay gente que se sigue quejando, pero en términos generales, creo que hemos mejorado con los transbordos, que se hacen sin coste alguno. Permiten conectar con la zona alta y con un nivel de frecuencia mejor. Es cierto que una sola guagua ya no los llevan tan lejos como antes, pero tengo el pleno convencimiento de que la utilización de los recursos es más eficiente porque ahora llevamos a más gente que antes.

Pero ese aumento es en cierta medida ficticio, porque ahora hay transbordos que antes no se hacían, ¿no?

Hay un porcentaje de transbordos que son obligados, pero en lo que va de año llevamos un aumento del 2,5% y ese incremento no es absoluto ficticio porque el año pasado ya estaban los transbordos. El incremento del primer año sí que se podía atribuir, aunque sólo en un 20%, a los transbordos. Pero también es verdad que damos muchas más posibilidades de desplazamiento con el pago de un solo viaje a los usuarios. Eso significó en su momento una bajada de tarifas. El incremento de tarifas se lo comieron los transbordos gratuitos. Antes pagaban dos viajes y ahora sólo uno. Todo tiene su cara y su cruz.

Y hablando de cruz, ¿Cómo está la mejora del servicio en Tamaraceite? La gente se queja de recorridos largos y más caros que en el resto de la ciudad.

Hay líneas que tienen recorridos largos y otras menos. Tamaraceite está donde está y hay que llegar allí.

El Ayuntamiento habló en su día de crear microbuses para conectar los barrios y que el intercambiador funcione como tal

Ese es un proyecto de la Autoridad Única del Transporte. Lo que está en nuestra mano lo hemos intentado mejorar, aunque es cierto que sigue habiendo demandas en esa zona y que la gente no está satisfecha. Lo que hemos podido hacer y creo que ha sido un avance es el acuerdo que permite que esas personas puedan viajar en las guaguas de Global con el precio del Bono 10. Estamos pendientes para extenderlo a estudiantes, jubilados y resto de bonos. Se llegó a este acuerdo con algunas líneas, porque eso tiene un coste económico y hay que afrontarlo. Habrá que seguir trabajando para mejorar este acuerdo. Yo llevo en el transporte 28 años y esto era un problema de siempre. Por lo menos se ha dado un paso en la buena dirección.

Compartir el artículo

stats