Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Incendio en el puerto de La Luz Continúan las labores de extinción

Los bomberos ensayan en un buque gemelo al 'Admiral' para atacar el fuego

La Autoridad Portuaria asegura que el cuerpo de extinción tardará días en apagar el incendio

Una grúa con un brazo de 40 metros de longitud ayudó ayer a los soldadores a sellar las ocho ventanillas que el ´Admiral Shabalin´ tiene a babor.

Los bomberos de Las Palmas de Gran Canaria tienen previsto ensayar durante la mañana de hoy en un buque gemelo al pesquero-factoría Admiral Shabalin, en cuyo interior continúa activo un incendio que se inició la noche del pasado lunes cuando estaba atracado en el Muelle Grande del puerto de La Luz. El objetivo es conocer los entresijos de la nave para así atacar con más seguridad las llamas. Los técnicos del Puerto y de las empresas que trabajan en la extinción ya visitaron ayer el Pavel Kutakhov, también de bandera rusa y que está atracado en el muelle Reina Sofía, para preparar la simulación.

La intención del equipo de extinción es acudir a primera hora de la mañana de hoy al buque idéntico al incendiado, según indicó Juan Francisco Martín, responsable del área comercial de la Autoridad Portuaria. Horas después, esperan repetir la misma acción en el Admiral Shabalin para evitar así cualquier complicación durante los trabajos que se realizarán para apagar las llamas, que aún siguen presentes en la bodega. Una vez que el fuego ya sea inocuo, Capitanía Marítima tiene previsto inspeccionar el interior para comenzar la investigación que determinará las causas del siniestro.

Mientras tanto, durante toda la jornada del miércoles los efectivos continuaron con las labores para apagar el incendio que se inició en el parque de pesca, donde se almacena el cartón en el que se empaquetan las capturas. El jefe del cuerpo de extinción, Tomás Duque, explicó desde el citado dique que los barcos frigoríficos como el Admiral Shabalin "tienen un aislamiento para propiciar la capacidad de frío". Es precisamente este aislamiento el que está complicando las labores porque "una vez que se origina el incendio también es difícil de apagar -el aislante- porque genera una serie de cámaras de aire que autoalimentan la propagación".

Otro de los inconvenientes está en las entradas del aire. Como declaró Duque, el martes "se abrieron algunos huecos en el casco para poder hacer las inyecciones de espuma", lo que "propició que entrara alguna racha de aire" y se propagaran las llamas. "Pero", continuó, "ahora mismo [ayer] esos niveles de calor y de propagación se han reducido enormemente".

Para evitar que se repita esta situación, durante la tarde-noche del martes los soldadores de la empresa Talleres Globe taponaron los ocho ojos de buey situados a estribor mientras que durante la mañana de ayer se encargaron de sellar las otras ocho ventanillas que están a babor, aunque dejaron un espacio por el que introducir la espuma con la que asfixiar el fuego. Para proceder a esta tarea, utilizaron una grúa con un brazo de 40 metros que izó a los soldadores. Por su parte, los buzos de Reprosub obstruyeron las entradas de agua que están bajo el nivel del mar.

Los técnicos quieren dejar sellado el barco "por si se hunde no salga el combustible", indicó Martín. Y es que desde el Puerto aún mantienen todos los escenarios posibles, aunque Martín aclaró que el incendio "está controlado". Sin embargo, precisó que aún "quedan días" para que se dé por extinguido. "Esto es como un bosque, que no se da por extinguido hasta que bajen las temperaturas y no haya rescoldos", agregó.

Asimismo, durante la tarde de ayer, una vez que los bomberos y el barco de Salvamento Marítimo lograron enfriar el casco del Admiral Shabalin por debajo de los 50 grados gracias a que inyectaron agua durante toda la noche, la tripulación y personal de talleres pudieron acceder a la cubierta para retirar todo el material acumulado. Así se pretende evitar que se propaguen las llamas en el caso de que se reactive el incendio.

Los empleados del armador entraron al buque a pesar de que éste se había escorado tres grados y medio a estribor debido a las 300 ó 400 toneladas de agua y espuma que se acumulan en la bodega de popa donde se inició el fuego, según señaló Martín. Una fuente de Capitanía Marítima aseguró que esta inclinación no supone ningún peligro de hundimiento del buque.

Además, el responsable del área comercial comparó lo ocurrido en el Admiral Shabalin con el accidente del Oleg Naydenov, el buque también ruso y también de factoría que se incendió en abril y acabó hundiéndose al sur de Gran Canaria. Martín afirmó que la principal diferencia está en que el Oleg estaba cargado de combustible porque iba a zarpar la misma tarde del accidente y el Admiral apenas tiene carga porque ayer estaba previsto que entrara en los astilleros, donde se le iban a realizar trabajos de mantenimiento.

Sobre el origen del incidente, todas las fuentes consultadas apuntaron que aún es precipitado para determinar las causas ya que no se ha podido acceder al parque de pesca. "Eso habrá que examinarlo después de que se produzca la extinción", comentó Duque. Por su parte, Martín incidió en que los trabajos que se están realizando son como "una carrera de fondo" en el que aún no se descarta que la situación varíe e incluso acabe con el hundimiento del buque. "Nunca se abandona esa posibilidad", declaró el directivo del Puerto, por lo que incluso el barco tiene unos cables de acero por si hay que retirarlo del muelle. Martín recalcó que el Puerto está siguiendo las pautas que marca el protocolo del Plan de Emergencia Interior, al igual que se hizo con el Oleg Naydenov.

Compartir el artículo

stats